20 de agosto 2020 | Devoción Matutina para Adultos 2020 | La presión social

 

BUENA MEDICINA ES EL CORAZÓN ALEGRE

Lecturas devocionales para Adultos 2020

 

“No os dejéis engañar: ‘Las malas compañías corrompen las buenas costumbres’”(1 Corintios 15:33).

En la inmensa mayoría de los casos, la persona inicia el camino hacia la adicción por presión social, ya sea por la influencia de otra persona, de un grupo o de los medios de comunicación. Las drogas ilegales suelen introducirse de sujeto a sujeto o en pequeños grupos, mientras que las que gozan de aprobación social son además reforzadas por la influencia mediática. También por la observación de otras personas solemos meternos en muchas adicciones: comida, compras, televisión, ordenador (computadora), entre otras.

Diego es un ejemplo típico de iniciación al mundo de las drogas por la presión de sus “amigos” del barrio. Lo conocí (J) por primera vez cuando salió de la cárcel. Antes de cumplir la sentencia tuvo varios encuentros con la policía y con la justicia y finalmente acabó en prisión por posesión y venta de estupefacientes. Lo condenaron a tres años y cumplió poco más de uno debido a su excelente comportamiento. Esa buena conducta se debía, en gran parte, a una niñez equilibrada y la presencia de Dios en su vida, pues Diego creció en una familia cristiana. Desafortunadamente, en la edad adolescente se asoció con compañeros que estaban metidos en la cultura de la droga. Le hablaron de las múltiples maravillas de tales sustancias y lo ridiculizaban si no se decidía a probarlas. Poco a poco se fue metiendo más y más hasta acabar en la cárcel. La historia acabó bien por el apoyo de su madre y los miembros de su iglesia. Durante las semanas previas a su excarcelación, los hermanos lo visitaron y oraron con él y por él. Cuando salió le ofrecieron apoyo y ayuda práctica para reinsertarse y hasta le buscaron un empleo.

El primer día que Diego fue a la iglesia fue una fiesta en aquella pequeña congregación. Nadie le reprochó por los errores del pasado, sino que le ofrecieron afecto y apoyo. Diego dijo: “He visto el amor de Jesús en las personas de la iglesia y el Señor ha sido muy bueno conmigo a pesar de mis decisiones erróneas. Ahora me queda permanecer a su lado y lejos del ambiente de las drogas”.

El primer paso en el mal camino de las adicciones es el más fácil; el último, es el más difícil. Oremos a Dios para que nos proteja de las influencias adversas del ambiente, sean personas o mensajes mediáticos, y nos fijemos en Jesús quien nos ofrece el mejor apoyo posible en este mundo de dolor y pecado.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2020



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*