2 de septiembre | Devocional: La fe por la cual vivo | El primer matrimonio

Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; haréle ayuda idónea para él. Génesis 2:18.

“El hombre no fue creado para que viviese en la soledad; había de tener una naturaleza sociable. Sin compañía, las bellas escenas y las encantadoras ocupaciones del Edén no hubiesen podido proporcionarle perfecta felicidad. Aun la comunión con los ángeles no hubiese podido satisfacer su deseo de simpatía y compañía. No existía nadie de la misma naturaleza y forma a quien amar y de quien ser amado.

“Dios mismo dio a Adán una compañera. Le proveyó de una ‘ayuda idónea para él.’ … Eva fue creada de una costilla tomada del costado de Adán; este hecho significa que ella no debía dominarle como cabeza, ni tampoco debía ser humillada y hollada bajo sus plantas como un ser inferior, sino que más bien debía estar a su lado como su igual, para ser amada y protegida por él….

“Dios celebró la primera boda. De manera que la institución del matrimonio tiene como su autor al Creador del universo. ‘Honroso es en todos el matrimonio.’ … Cuando se reconocen y obedecen los principios divinos en esta materia, el matrimonio es una bendición; salvaguarda la felicidad y la pureza de la raza, satisface las necesidades sociales del hombre y eleva su naturaleza física, intelectual y moral.”—Historia de los Patriarcas y Profetas, 26, 27.

“El vínculo de la familia es el más estrecho, el más tierno y sagrado de cuantos existen en la tierra. fue designado para ser una bendición a la humanidad. Y así lo es siempre que el matrimonio sea un pacto sellado con inteligencia, en el temor de Dios, y con el sentimiento de sus responsabilidades.”—El Ministerio de Curación, 334.

========================

DEVOCIONAL: LA FE POR LA CUAL VIVO

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*