2 de septiembre 2020 | Devoción Matutina para Jóvenes | Percy Bysshe Shelley

Denigrar al prójimo es pecado; benditos los que ayudan a los pobres. Proverbios 14:21.

Un día de verano, Helen y sus tres hermanas, sentadas en el desayunador de la mansión de los Shelley, conversaban amenamente cuando una de ellas preguntó:

-¿Quién es ese hombre que acaba de pasar por nuestra ventana?

Las muchachas se asomaron para mirar. Vieron a un campesino pobre, vestido de harapos. Tenía una horquilla sobre el hombro. En la punta, había un bulto de heno que seguramente provenía de sus establos.

-¡Mira nada más! ¡Qué ladrón tan desvergonzado! -exclamó Helen. -¿Te imaginas el descaro de entrar aquí a plena luz del día? -observó otra de las hermanas.

-Y bien, ¿nadie lo va a detener?

-¡Mayordomo! -gritó Helen dirigiéndose a la cocina- Acabo de ver a un ladrón por la ventana y se lleva una horquilla con un bulto de heno. ¡Corra, por favor, y deténgalo!

-En seguida, señorita Helen -dijo el mayordomo haciendo una venia. Apresuradamente llegó a la puerta de la mansión y llamó al intruso: -¡Oiga! ¿Quién es usted? ¿Adónde cree que va con ese bulto de heno? El granjero se detuvo y se dio vuelta:

-¡Vaya, amo Bysshe! -exclamó el mayordomo-. ¡Es usted!

-¿A qué se debe ese disfraz? -preguntó Helen, riendo de buena gana al ver la incomodidad de su hermano- ¿Adónde vas con el heno?

-Iba a llevarle el heno a una pobre mujer de Horsham, que tiene sabañones. Se le recomendó que tomara té de heno, pero es demasiado pobre para comprarlo. Pensé que podríamos darle un poco del nuestro. Como creí que sería un tanto extravagante ver a un caballero de campo finamente vestido, entregando un bulto de heno a una mujer pobre, decidí cambiar de apariencia para ver sí podía pasar desapercibido -explicaba Bysshe Shelley, que tenía catorce años de edad.

-Bysshe, Bysshe -dijo Helen mientras sacudía la cabeza-, eres demasiado bueno con los demás. Creo que regalarías la mitad de nuestros bienes, si te lo permitiera nuestro padre. ¿Por qué te preocupas tanto por los pobres?

-Me dan lástima -dijo Shelley-, Además, me siento feliz ayudando a otros.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA JÓVENES 2020



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*