2 de enero | Devocional: Nuestra Elevada Vocación | ¿Por cuál camino?

Entrad por la puerta estrecha: porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella. Porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan. Mateo 7:13,14.

Ante vosotros hay dos caminos—el camino ancho de la complacencia propia y la senda estrecha del sacrificio. Yendo por el camino ancho, podéis elegir el egoísmo, el orgullo, el amor al mundo; pero aquellos que recorren la senda estrecha, deben abandonar todo peso, y el pecado que tan fácilmente nos acosa. ¿Cuál camino habéis escogido, el camino que lleva a la muerte eterna, o el camino que conduce a la gloria y a la inmortalidad?—The Youth’s Instructor, 13 de febrero de 1902, pp. 50.

Nunca hubo otro tiempo más solemne en la historia del mundo que este en el cual vivimos. Nuestros intereses eternos están en juego, y debemos despertar a la importancia de asegurar nuestro llamamiento y elección. No nos atrevamos a arriesgar nuestros intereses eternos en base a meras probabilidades. Debemos estar resueltos a perseverar. Lo que nosotros somos, lo que estamos haciendo, la conducta que adoptaremos en el futuro, son todos asuntos de gran importancia, y no podemos permitirnos ser descuidados, indiferentes y despreocupados. Cada uno de nosotros debe preguntarse: “¿Qué es la eternidad para mí?” ¿Van nuestros pies por la senda que conduce hacia el cielo, o por el camino amplio que lleva a la perdición? …

Aquellos que quieran vivir la vida cristiana con éxito, considerarán todas las cosas como pérdida ante la excelencia del conocimiento de Cristo. Únicamente aquellos que permanecen en Cristo pueden saber lo que es la vida verdadera. Ellos comprenden el valor de la verdadera religión. Han llevado sus talentos de influencia, y recursos, y habilidades al altar de la consagración, procurando únicamente conocer y hacer la voluntad de Aquel que murió para redimirlos. Ellos saben que el camino que deben recorrer es recto y estrecho, y que tendrán que hacer frente a muchos obstáculos y tentaciones a medida que resistan las seducciones del camino más ancho que conduce a la ruina; pero también discernirán las pisadas de Jesús, y se apresurarán a ir hacia la meta en demanda del premio de la soberana vocación en su Señor y Salvador. Elegirán el camino real que lleva hacia el cielo, aunque sea recto y estrecho, porque tienen aprecio por la recompensa prometida.—The Review and Herald, 26 de mayo de 1891.

DEVOCIONAL: NUESTRA ELEVADA VOCACIÓN

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Category:

Devocional

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*