2 de enero | Devocional: La fe por la cual vivo | Mi defensa en la tentación

En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti. Salmos 119:11.

“Si no estuviéramos extraviados por el engaño y el error, el corazón estaría lleno de la verdad. La Palabra de Dios proporciona a la mente las armas de poder divino con que derrotar al enemigo. Feliz de aquel que cuando es tentado halla su alma enriquecida con el conocimiento de las Escrituras, halla amparo en las promesas de Dios. El salmista dijo: ‘En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti.’”—The Signs of the Times, 1 de junio de 1882.

“La Palabra de Dios es un canal de comunicación con el Dios vivo. El que se alimenta de la Palabra será fructífero en toda buena obra. Descubrirá ricas minas de verdad en las cuales hallará el tesoro escondido. Cuando se halle acosado por las tentaciones, el Espíritu Santo traerá a su mente las palabras exactas con las cuales podrá hacer frente a la tentación en el momento preciso en que más las necesite y las podrá usar eficientemente.”—The Signs of the Times, 5 de septiembre de 1895.

“Debemos estar más familiarizados con nuestras Biblias. Podríamos cerrar la puerta a muchas tentaciones si supiéramos de memoria pasajes de las Escrituras. Pongamos vallas al camino de las tentaciones diabólicas con un ‘Escrito está.’ Tendremos que hacer frente a conflictos que prueben nuestra fe y valor, pero éstos nos fortalecerán si vencemos por la gracia que Jesús está dispuesto a darnos. Pero debemos creer; debemos asirnos de las promesas sin dudar.”—The Review and Herald, mayo de 1884.

========================

DEVOCIONAL

LA FE POR LA CUAL VIVO

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*