19 de marzo | Devocional: La fe por la cual vivo | Hay maravillas en la ley de Dios

Abre mis ojos, y miraré las maravillas de tu ley. Salmos 119:18.

“Jesucristo es la gloria de la ley. Los brillantes rayos del Sol de Justicia deben reflejarse en sus mensajeros y alumbrar la mente de los pecadores para que sean inducidos a decir, como el salmista, ‘Abre mis ojos, y miraré las maravillas de tu ley.’

“Muchos no disciernen las maravillas que encierra la ley de Dios. No han contemplado lo que le fue revelado a Moisés cuando pidió: ‘Muéstrame tu gloria.’ Dios reveló a Moisés su carácter.”— Manuscrito 21, 1891.

“La ley del cielo es siempre misericordiosa, bondadosa, tierna y ennoblecedora.”—Carta 42, 1893.

“La pisoteada ley de Dios ha de ser ensalzada delante de la gente. Tan pronto como ésta se vuelva con fervor y reverencia a las Santas Escrituras, la luz del cielo le revelará cosas admirables en cuanto a la ley de Dios…. Las verdades que resultaban demasiado profundas para intelectos gigantescos son comprendidas por niños en Cristo.”—Joyas de los Testimonios 2:130.

“No debemos considerar a Dios como un ser que está deseando castigar al pecador por sus pecados. El pecador mismo se acarrea su castigo. Sus propias acciones crean una cadena de circunstancias que conducen a ese resultado. Cada transgresión reacciona sobre el pecador, obra en él un cambio de carácter y lo hace más propenso a incurrir en una nueva transgresión. Al escoger el pecado, los hombres se separan de Dios, cortan ellos mismos el canal de bendiciones y el resultado seguro es la ruina y la muerte.”—The S.D.A. Bible Commentary 6:1085.

========================

DEVOCIONAL

LA FE POR LA CUAL VIVO

Elena G. de White

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*