19 de julio 2020 | Devoción Matutina para Jóvenes 2020 | No caigas en la trampa

UNA NUEVA VERSIÓN DE TI

Lecturas devocionales para Jóvenes 2020

 

“El que prodiga lisonjas a su prójimo solo está tendiéndole una trampa” (Proverbios 29:5).

Luis XIV de Francia (1638-1715), también conocido como el “Rey Sol”, es uno de los monarcas más destacados de la historia francesa, quien logró establecer un régimen absolutista y centralizado y llegó a ser un modelo de monarquía absoluta en Europa. A él se le atribuye una de las frases más representativas de la autocracia: “El Estado soy yo”. Además, se dice que fue el rey más adulado de la historia moderna. Un día, preguntó a uno de sus servidores:

-¿Qué hora es?

-La que vos gustéis, majestad -respondió el cortesano.

El rey sonrió y olvidó el asunto. Posteriormente, el monarca andaba quejoso debido a la pérdida de sus dientes. En cuanto otro de sus cortesanos se enteró del asunto, le dijo:

-¿Dientes, decís, majestad? ¿Acaso existen los dientes?

Un día, Luis XIV asistió a unos servicios religiosos en la capilla real, que estaba casi vacía. Al ver el panorama, mandó llamar al predicador, Franfois de Salignac de la Mothe, teólogo, poeta y escritor francés, para comentarle la situación. El conocido prelado le respondió que no había informado a nadie la hora de la celebración de los oficios porque quería saber quién acudiría al templo para agradar a Dios, y quién únicamente para agradar al rey. De esa manera, el gobernante podría hacerse una idea de la cantidad de aduladores que tenía en la corte.

La adulación es una de las grandes trampas que muchos jóvenes utilizan a la hora de conquistar a una mujer. Paradójicamente, ¡a muchas chicas les gusta ese método! Confunden lisonja con romanticismo. Pero una persona que te adula no te ama. Solo busca manipularte y gobernar tu vida. Y eso no tiene nada que ver con el amor genuino.

La gente que te aprecia de verdad no te llena de cumplidos, más bien, te habla de frente y te dice la verdad, aunque a veces te duela. Es cierto que es mucho más atractivo recibir halagos, pero nunca más productivo. “No hay nada que agrade más a la gente que ser alabada y adulada cuando están en tinieblas y equivocados, y merecen reproche” (Testimonios para la iglesia, t. 3, p. 380). Pero al final, la zalamería termina por destruir a quienes la aceptan.

Hoy pide al Señor que te ayude a huir de las palabras lisonjeras y te ayude a ser una persona leal y veraz con aquellos que te rodean.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA JÓVENES 2020



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*