19 de enero | Devocional: Exaltad a Jesús | Un ejemplo inmaculado

Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. Hebreos 4:15.

Cristo había llevado una vida tan recluida en Nazaret, que el mundo no lo conoció como el Hijo de Dios: su Redentor. Nadie lo consideraba otra cosa que el hijo de José y María. Su vida de niño y de joven fue notable. El silencio relativo a su carácter exaltado y a su misión contiene una lección provechosa para todos los jóvenes. La obediencia fiel que rindió a sus padres hasta los treinta años de edad constituye un ejemplo que los jóvenes deben imitar más que el de Jesús en Getsemaní o sobre el Calvario.

A nosotros nunca se nos pedirá que soportemos la agonía que el Hijo de Dios tuvo que sufrir por un mundo culpable; pero su vida de sumisión y de fiel obediencia a sus padres es el patrón que deben seguir todos los niños y jóvenes. Aunque nunca tengan que experimentar, como le sucedió al Redentor, la agonía del Getsemaní o del Calvario, se les requiere que imiten la vida de Cristo en humildad, abnegación, espíritu de sacrificio, y en una obediencia filial respetuosa a sus padres…

El Señor le había revelado a Juan que Jesús se contaría entre los candidatos que acudirían a él para recibir el bautismo de sus manos, y que le mostraría una señal especial mediante la cual reconocería al Cordero de Dios, y que llamaría la atención del pueblo hacia él identificándolo como el Mesías tanto tiempo esperado.

Juan había oído hablar acerca del carácter santo y la pureza inmaculada de la vida de Cristo, y conocía su afirmación de ser el Hijo de Dios. Estaba informado acerca de las preguntas y respuestas sabias que había hecho en el templo, dejando atónitos a los graves doctores. Había escuchado el informe de cómo el joven galileo había silenciado a los doctores mediante la profundidad de su razonamiento. Pensó que éste debía ser el Hijo de Dios, el Mesías prometido…

Tan pronto como la penetrante mirada de Juan descansó sobre Jesús, su espíritu fue sacudido por la emoción más profunda. Inmediatamente comprendió que este hombre era diferente de cuantos otros habían recibido el bautismo de sus manos. Inmediatamente lo embargó la convicción de que éste era el Cristo acerca del cual habían escrito Moisés y los profetas. Su corazón se inclinó hacia Cristo con un amor y una reverencia más intensos de lo que jamás había sentido antes. La misma atmósfera de su presencia era santa e inspiraba reverencia… Su corazón nunca se había conmovido con emociones tales como las que experimentaba ahora en la presencia de Cristo…

Cristo acudió a recibir el bautismo, sin la confesión de ningún pecado acerca del cual tuviera que arrepentirse, porque estaba libre de toda mancha de pecado… En virtud de la perfección de su carácter fue aceptado por el Padre como mediador en favor del ser humano pecaminoso. El Capitán de nuestra salvación fue perfeccionado mediante el sufrimiento, y de este modo fue hecho idóneo para ayudar al hombre caído exactamente en lo que necesitaba ayuda.—Youth’s Instructor, 1 de enero de 1874.

========================

DEVOCIONAL

EXALTAD A JESÚS

Elena G. de White

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*