19 de enero | Devocional: En los lugares celestiales | El tierno cuidado del pastor

Os digo que así habrá más gozo en el cielo por un pecador que se arrepiente, que por noventa y nueve justos que no necesitan de arrepentimiento. Lucas 15:7.

La bella parábola que presentó Cristo de la oveja perdida, del pastor que dejó las 99 y fue a buscar la perdida, ilustra el cuidado del gran Pastor. Él no miró descuidadamente el rebaño del redil, y dijo: “Tengo noventa y nueve, y me será demasiada molestia ir en búsqueda de la extraviada; que vuelva y le abriré la puerta del redil y la haré entrar; pero no puedo ir tras ella”. No … cuenta y recuenta el rebaño y no duerme cuando está seguro de que una oveja está perdida. Deja las noventa y nueve dentro del redil; no importa cuán oscura y tempestuosa sea la noche, cuán peligroso y desagradable el camino, cuán larga y tediosa la búsqueda, no se cansa, no vacila, hasta que encuentra a la perdida.

Pero cuando la encuentra, ¿actúa con indiferencia? ¿Llama a las ovejas y ordena a la extraviada que lo siga? ¿La amenaza y castiga, o la arrea delante de él, hablando de la amargura, incomodidad y ansiedad que ha pasado por su causa? No. Coloca sobre sus hombros la oveja cansada, exhausta y extraviada y vuelve al redil. Su gratitud se expresa en melodiosos cantos de regocijo, y los coros celestiales responden a la nota de gozo del pastor. Cuando se encuentra la perdida, el cielo y la tierra se unen en regocijo y agradecimiento, pues “habrá más gozo en el cielo por un pecador que se arrepiente, que por noventa y nueve justos que no necesitan de arrepentimiento”.

Jesús dijo: “Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen”. Juan 10:14. Así como un pastor terrenal conoce sus ovejas, así el Pastor principal conoce su rebaño que está esparcido por todo el mundo… “Y vosotros, ovejas mías, ovejas de mi pasto, hombres sois, y yo vuestro Dios, dice Jehová el Señor”. Ezequiel 34:31.—The Review  and Herald, 23 de agosto de 1892.

DEVOCIONAL: EN LOS LUGARES CELESTIALES

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Category:

Devocional

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*