19 de enero 2021 | Devoción Matutina para Adultos 2021 | ¿Qué es una lágrima?

“Sirviendo al Señor con toda humildad, con muchas lágrimas” (Hechos 20:19).

Si preguntamos a un químico qué es una lágrima, nos dirá que es una solución acuosa compuesta por clorato de sodio y otras sustancias químicas.

– Si preguntamos a un estoico, nos dirá que es una señal de flaqueza.

– Por su parte, un fisiólogo nos responderá que es un líquido lubricante para mantener los ojos húmedos.

– Si habláramos con un epicúreo, nos dirá que no significa nada, y nos recomendará comer, beber y gozar de la vida porque mañana moriremos.

Ya sea que consultemos a unos u otros, la realidad es que las lágrimas existen, y, aunque no todas expresan angustia o dolor, muchas de ellas nos hablan de un corazón herido, de un hogar desecho, de una salud quebrantada, de un recurso faltante o de la pérdida irreparable de un ser querido.

Jesús lloró al vernos dispersos como ovejas sin pastor. Pablo también derramó lágrimas; en realidad sirvió al Señor con lágrimas. Aunque enfrentó muchas dificultades personales, no se ve al apóstol derramar lágrimas por su propio sufrimiento. No obstante, sí lo hace por ser perseguido y enfrentar una fuerte oposición a la predicación del evangelio (Hech. 20:19) y cuando se angustiaba por las personas que necesitan aceptar el mensaje de Dios y ser convertidas (20:31).

En toda su vida, Pablo se entregó completamente para servir al Señor y a la iglesia. Y lloró, pero no por las heridas y desprecios que él hubiese recibido como siervo y esclavo de Cristo. Lloró por sus hermanos judíos que rechazaban la salvación. Se apenó por las piedras que colocaban en el camino de la verdad. Sintió dolor por todos aquellos que se perdían. Experimentaba tristeza por la dureza de los corazones humanos. Él mismo aconsejaría años más tarde que no sufrieran como resultado de malas decisiones y acciones, pero sí animó a no avergonzarse por el sufrimiento por la causa de Cristo sino, más bien, agradecer, dar gloria a Dios y seguir adelante.

Sigamos el ejemplo de Pablo: “Predicando el arrepentimiento, el retorno a Dios, y la fe en nuestro Señor Jesucristo, se encontraba con la gente en sus hogares y les suplicaba con lágrimas, declarándoles todo el designio de Dios” (El ministerio de la bondad, p. 65).

“Irá andando y llorando el que lleva la preciosa semilla; mas volverá a venir con regocijo, trayendo sus gavillas” (Sal. 126:6).

¿Estás derramando lágrimas por la salvación de los que sufren y para que el evangelio pueda llegar a todos?

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2021



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*