19 de abril 2019 | Devoción Matutina para Adultos | Prueba de amor

 “Pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a este crucificado» (1 Corintios 2:2).

La Cruz es el puente que Dios construyó entre el cielo y la Tierra, el cual pavimentó nuestro camino de regreso al hogar. Con palabras inspiradas, Elena de White nos asegura, refiriéndose a la Cruz: “De ella depende toda nuestra esperanza» (Los hechos de los apóstoles, p. 173). Ante la complejidad religiosa de Corinto, Pablo decidió “no saber […] cosa alguna sino a Jesucristo crucificado» (1 Cor. 2:2). Y, para ti, ¿cuál es la importancia de la Cruz?

El impacto de la Cruz sobre los primeros cristianos fue tremendo, y en la actualidad se ve no simplemente como un hecho histórico, sino como un agente transformador. Es suficiente con observar que el 25 % del contenido de los evangelios está dedicado a presentar la muerte de Cristo. Si el resto de su vida se contara con los mismos detalles, necesitaríamos por lo menos 8.400 páginas. También su muerte es recordada hasta hoy por dos de las principales ceremonias cristianas: la Santa Cena y el bautismo. Además, ya en el siglo II, la cruz se convirtió en el símbolo principal de los cristianos.

¡La reacción de los discípulos fue impresionante! Perdieron el miedo, no midieron las consecuencias y se entregaron completamente en respuesta a esa prueba de amor. Pedro fue crucificado cabeza abajo a los 75 años, Santiago fue decapitado, Andrés fue crucificado, Mateo fue asesinado a espada, Felipe fue ahorcado, Tomás fue atravesado por una lanza y Marcos fue arrastrado por las calles de Alejandría. Ante la Cruz, el miedo fue sustituido por la osadía para cumplir la misión. El ejemplo de sacrificio por la fidelidad también fue seguido por Lucas, quien murió ahorcado. Esteban fue apedreado: y Pablo, decapitado.

El amor verdadero no se releva solo con palabras, sino que se prueba con actitudes. Por eso, Dios fue más allá de las declaraciones de amor, cuando “el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros» (Juan 1:14). Él “ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (3:16). Ante estas expresiones tan claras, ¿cuál es la prueba de tu amor a Dios?

Frente a la Cruz, nuestra mejor respuesta es reconocer que no somos nada, pero que Dios es todo: que es necesario abandonar el engaño de la perfección egocéntrica para abrazar el poder de la gracia: que debemos renovar la confianza en que Dios no renunciará a nuestra salvación, y transformará nuestra condición; que debemos tener prisa al compartir el mensaje del Salvador que murió, a fin de preparar el camino para el Rey que viene.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2019

NUESTRA ESPERANZA

Erton Kohler

Lecturas devocionales para Adultos 2019

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*