18 de septiembre | Devocional: Conflicto y Valor | Recuerda a los pobres

Nehemías 5:1-3.

Cuando haya en medio de ti menesteroso de alguno de tus hermanos en alguna de tus ciudades, en la tierra que Jehová tu Dios te da… abrirás a él tu mano liberalmente, y en efecto le prestarás lo que necesite. Deuteronomio 15:7, 8.

Después que regresaron los desterrados de Babilonia, hubo ocasiones en que los judíos pudientes obraron en forma directamente contraria a esas órdenes. Cuando los pobres se habían visto obligados a pedir dinero prestado para pagar su tributo al rey, los ricos se lo habían prestado, pero cobrándoles un interés elevado. Hipotecando las tierras de los pobres, habían reducido gradualmente a los infortunados deudores a la más profunda miseria. Muchos habían tenido que vender en servidumbre a sus hijos e hijas; y no parecía haber para ellos esperanza de mejorar su condición, ni medio de redimir a sus hijos ni sus tierras, y sólo veían delante de sí la perspectiva de una angustia cada vez peor, necesidad perpetua y esclavitud. Eran, sin embargo, de la misma nación, hijos del mismo pacto que sus hermanos más favorecidos…

Al imponerse Nehemías de esta cruel opresión, su alma se llenó de indignación… Vio que para quebrantar la opresiva costumbre de la extorsión, debía asumir una actitud decidida por la justicia. Con la energía y la determinación que le caracterizaban, se puso a trabajar para aliviar a sus hermanos.

El hecho de que los opresores eran hombres de fortuna cuyo apoyo se necesitaba mucho en la obra de restaurar la ciudad, no influyó por un momento en Nehemías. Reprendió vivamente a los nobles y gobernantes; y después de congregar una gran asamblea del pueblo, les presentó los requerimientos do Dios acerca del caso…

Este relato enseña una lección importante. “El amor del dinero es la raíz de todos los males”. 1 Timoteo 6:10. En esta generación, el deseo de ganancias es la pasión absorbente… Éramos todos deudores de la justicia divina; pero nada teníamos con que pagar la deuda. Entonces el Hijo de Dios se compadeció de nosotros y pagó el precio de nuestra redención. Se hizo pobre para que por su pobreza fuésemos enriquecidos. Mediante actos de generosidad hacia los pobres, podemos demostrar la sinceridad de nuestra gratitud por la misericordia que se nos manifestó. La Historia de Profetas y Reyes, 478-480, 482.

DEVOCIONAL: CONFLICTO Y VALOR

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Category:

Devocional

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*