18 de Octubre | La fe por la cual vivo | Elena G. de White | El siervo del hombre

De cierto, de cierto os digo: El siervo no es mayor que su señor, ni el apóstol es mayor que el que le envió. Juan 13:16.

“En su vida y sus lecciones, Cristo dio un ejemplo perfecto del ministerio abnegado que tiene su origen en Dios. Dios no vive para sí. Al crear el mundo, y al sostener todas las cosas, está sirviendo constantemente a otros…. Este ideal de ministerio fue confiado por Dios a su Hijo. Jesús fue dado para que estuviese a la cabeza de la humanidad, a fin de que por su ejemplo pudiese enseñar lo que significa servir. Toda su vida fue regida por una ley de servicio….
“Vez tras vez, Jesús había tratado de establecer este principio entre sus discípulos. Cuando Santiago y Juan hicieron su pedido de preeminencia, él dijo: ‘El que quisiere entre vosotros hacerse el grande, será vuestro servidor.’ En mi reino, el principio de preferencia y supremacía no tiene cabida. La única grandeza es la grandeza de la humildad. La única distinción se halla en la devoción al servicio de los demás.”—El Deseado de Todas las Gentes, 588.
“El rito del lavamiento de los pies es una ordenanza de servicio…. Esta ceremonia tiene gran significado para nosotros…. No se refiere meramente al acto. Ha de revelar la gran verdad de que Cristo es un ejemplo de lo que por su gracia nosotros debemos ser en nuestro trato con los demás. Revela que la vida entera debiera ser un ministerio fiel y humilde.”—The S.D.A. Bible Commentary 5:1138, 1139.
“Cuando esta ceremonia se celebra correctamente los hijos de Dios llegan a mantener una santa relación entre ellos para ayudarse y beneficiarse mutuamente.”——Ibid.

DEVOCIONAL LA FE POR LA CUAL VIVO
Elena G. de White

Loading...
Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*