18 de agosto | Devocional: La fe por la cual vivo | Palabras de gracia

Sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal; para que sepáis cómo os conviene responder a cada uno. Colosenses 4:6.

“Al pronunciar palabras vacías y necias alentamos a otros para permitirse la misma clase de conversación…. Nuestros labios debieran pronunciar únicamente palabras puras y sanas. Nadie puede imaginar cuánto pecado proviene de las palabras descuidadas, necias y sin sentido…. Cada palabra que habláis es una semilla que germinará y producirá frutos buenos o malos de acuerdo con su carácter.”—Carta 2, 1895.

“Cuando estamos en compañía de aquellos que se permiten una conversación frívola, es nuestro deber cambiar, si es posible, el tema. Con la ayuda de la gracia de Dios debiéramos tranquilamente dejar caer una palabra o introducir un tema que cambie el giro de la conversación hacia un cauce provechoso.”—Sketches From the Life of Paul, 308.

“Dios… desea que seamos alegres pero no triviales. El nos dice: ‘Sino como aquel que os ha llamado es santo, sed también vosotros santos en toda conversación.’ 1 Pedro 1:15.

“¡Cuánto agradaría al Salvador el oír a sus seguidores hablar de sus preciosas lecciones de instrucción, y saber que aprecian las cosas santas! …

“Lo que hay en el corazón, fluye de los labios. No puede ser reprimido. Las cosas que Dios ha preparado para los que le aman, serán el tema de la conversación El amor de Cristo es en el alma como un manantial de agua, que brota para vida eterna, enviando raudales vivos, que esparcen vida y alegría dondequiera que fluyan.”—Consejos para los Maestros Padres y Alumnos acerca de la Educación Cristiana, 261.

========================

DEVOCIONAL: LA FE POR LA CUAL VIVO

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Librería IADPA

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*