18 de agosto 2020 | Devoción Matutina para Jóvenes 2020 | El benemérito de las Américas

UNA NUEVA VERSIÓN DE TI

Lecturas devocionales para Jóvenes 2020

 

“Persevera, hijo mío, y presta atención a la enseñanza, y no olvides la palabra de conocimiento” (Proverbios 19:27, BPE).

Benito Juárez García nació en San Pablo Guelatao (Oaxaca, México) el 21 de marzo de 1806. A pesar de haber crecido con grandes carencias económicas, Benito logró superar muchos obstáculos a lo largo de su vida, lo cual forjó su carácter para llegar a ser un gran líder. Aprendió a leer y escribir a los doce años de edad. ¡Pero se apasionó con la lectura! Fue así como llegó a leer los libros que contenían las ideas de la Ilustración francesa. Su desarrollo académico fue impresionante. Su enorme perseverancia y espíritu de lucha le permitieron terminar sus estudios de Derecho. Posteriormente, abrió un despacho jurídico y se involucró cada vez más en asuntos políticos al lado del Partido Liberal.

Juárez fue diputado y gobernador de Oaxaca (1847-1852), así como presidente de la Suprema Corte de Justicia. Promovió la elaboración de la Constitución de 1857 y la defendió a ultranza. En 1858 fue elegido presidente de la República, donde atravesaría por uno de los momentos más importantes de la historia de su país. Una de sus obras más destacadas fue la nacionalización de los bienes del clero, así como la preparación de un cuerpo de leyes avanzadas conocidas como Leyes de Reforma. Lo anterior lo mantuvo en constante choque con la jerarquía católica, quien se volvió su más fiera enemiga. Incluso el propio Juárez llegó a pensar que “si México fuera protestante, la población por lo menos sabría leer”. Además, abrió las puertas a varias denominaciones cristianas para evangelizar el país.

Benito Juárez soportó las luchas armadas que sus enemigos promovieron para derrocarlo, así como la intervención de Francia, quien impuso el imperio de Maximiliano de Habsburgo de 1862 a 1867. Al final, Juárez obtuvo la victoria sobre sus adversarios. El 15 de julio de 1867, en ocasión de su entrada triunfal a la Ciudad de México, pronunció una de las frases que lo hicieron mundialmente famoso: “Entre los individuos como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”. Sus últimos años no fueron fáciles, pero se mantuvo fiel a sus ideales hasta el fin. Murió en 1872.

Un origen humilde no es un obstáculo para alcanzar tus sueños. Una mala experiencia en la educación básica no te impide llegar a ser un buen estudiante en los años posteriores. El secreto es la perseverancia. Las cosas que valen la pena no se consiguen fácilmente. Pero al final, verás que habrá grandes resultados.

Hoy pide al Señor que te ayude a no desfallecer ante los obstáculos que te impiden alcanzar tus sueños.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA JÓVENES 2020



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*