17 de marzo | Devocional: Una religión radiante | El trabajo, una bendición

«A cada uno de nosotros Dios nos ha dado riquezas y bienes, y también nos ha dado el derecho de consumirlas. Tomar nuestra parte y disfrutar de nuestro trabajo es un don de Dios». Eclesiastés 5: 19, RVC

DIOS DIO EL TRABAJO COMO una bendición para que todo ser humano tuviera ocupada su mente, fortaleciera su cuerpo y desarrollara sus facultades. En la actividad mental y física, Adán encontró uno de los placeres más elevados de su inmaculada existencia. Cuando, como resultado de su desobediencia, fue expulsado de su magnífico hogar, y cuando para ganarse el pan de cada día se vio obligado a luchar con la dureza del suelo. Ese mismo trabajo, aunque muy distinto de su agradable ocupación en el huerto del Edén, le sirvió de protección contra las tentaciones y como fuente de felicidad.
Las personas que consideran el trabajo como una maldición están cometiendo un grave error, aunque en ocasiones produzca dolor y fatiga. A menudo los ricos miran con desdén a las clases trabajadoras; pero eso es completamente contrario a los designios de Dios al crear al hombre.
¿Qué son las riquezas del más opulento en comparación con la herencia dada al nobilísimo Adán? Sin embargo, Adán no había de estar ocioso. Nuestro Creador, que sabe lo que conviene a los seres humanos para ser realmente felices, señaló a Adán su trabajo. El verdadero gozo de vivir lo encuentran únicamente las personas trabajadoras y laboriosas — Patriarcas y profetas, cap. 2, p. 29.
«Y al hombre dijo: Por cuanto obedeciste á la voz de tu mujer, y comiste del árbol de que te mandé diciendo: ccNo comerás de élmaldita será la tierra por amor de ti; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida; Espinos y cardos te producirá, y comerás hierba del campo; en el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra; porque de ella fuiste tomado:-pues polvo eres, y al polvo serás tornado». Génesis 3: 17-19, KVA.

MI REFLEXIÓN PERSONAL
____________________________
____________________________
____________________________

UNA RELIGIÓN RADIANTE
Reflexiones diarias para una vida cristana feliz
Elena G. de White

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*