17 de julio 2019 | Devoción Matutina para Damas | ¡No coman! (Ester)

Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho. Santiago 5:16.

Los judíos de Susa estaban en problemas. Amán, el primer ministro, exigía que todos se postraran a su paso, y como Mardoqueo no se postraba, condenó a muerte a Mardoqueo y a todos los judíos. Mardoqueo le avisó a Ester, y ella se puso en acción: Abogaría ante el rey por su pueblo condenado (ver Ester 3,4).

«Para apoyarme, permanezcan con el estómago vacío durante 72 horas”, fue la petición de Ester a los judíos de Susa cuando aceptó la misión de presentarse ante el rey Asuero sin que él la invitara (Ester 4:16). No comer es desgastante. Como si eso fuera poco, también les dijo que no bebieran nada. Ella y sus doncellas también ayunarían.

Ester necesitaba esa intercesión. Había por lo menos dos posibles resultados de presentarse ante el rey sin que él la invitara. El primero y más seguro era la muerte. Pero existía la posibilidad de que el rey le extendiera su cetro y ella viviera.

Al ayunar, los judíos le rogaban a Dios por la vida de Ester. Un simple vistazo al libro de Ester puede darle al lector la impresión de que el acto heroico fue de una sola persona: la reina Ester. Sin embargo, con su ayuno, el pueblo judío en cierta manera preparó el camino para la victoria.

El ayuno del pueblo judío puede compararse a la oración intercesora. He ahí un ejemplo maravilloso del poder que hay detrás de la oración que se ofrece en favor de otra persona. Dios le dio fuerzas a la reina para arriesgar su vida gracias a la humillación de ella y la de sus conciudadanos.

Los judíos de Susa no fueron los únicos que intercedieron por alguien más. Jesús oró por sus discípulos (Juan 17), y el apóstol Pablo oró por los creyentes de Filipos (Filipenses 1:3-11).

En Susa, la victoria incluía la salvación de la reina Ester y la de los judíos. Nosotras también podemos experimentar de manera tangible las respuestas a nuestras oraciones cuando oramos por alguien más, y mucho más cuando lo hacemos con un grupo de personas humildes y fervorosas. Cuando oramos por otros, somos heroínas de la fe. Las batallas se ganan de rodillas. –LS

 

DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2019

HIJAS DEL REY

Diane de Aguirre (Compiladora)

Lecturas Devocionales para Mujeres 2019

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*