17 de enero | Devocional: Una religión radiante | La fuente de todo lo bueno

«Tomaron ciudadesfortificadas y tierra fértil, y heredaron casas llenas de todo bien, cisternas hechas, viñas y olivares, y muchos árboles frutales; comieron, se saciaron y engordaron, y se deleitaron en tu gran bondad». Nehemías 9: 25

DIOS ES LA FUENTE DE TODA bendición para sus criaturas, y […] se le dete gratitud por los inestimables dones de su providencia. «El es quien da a todos vida, aliento y todas las cosas» (Hech. 17: 25). […] «El es quien te da el poder para adquirir las riquezas» (Deut. 8:18). En reconocimiento de que todas estas bendiciones procedían de el, el Señor mandó que una porción de su abundancia le fuera devuelta en donativos y ofrendas para sostener su culto — Patriarcas y profetas, cap. 50, p. 506.
Los primeros frutos que maduraban entre todos los productos de la tierra se apartaban para Dios […]. Así se le recordaba constantemente al pueblo que Dios era el verdadero propietario de todos sus campos, rebaños y manadas; que él les enviaba la luz del sol y la lluvia para la siembra y para la siega, y que todo lo que poseían era creación de Aquel que los había hecho administradores de sus bienes.— Ibid, pp. 506-507.
En el séptimo mes venía la fiesta de las cabañas, o de la recolección. Esta fiesta reconocía la bondad de Dios en los productos de la huerta, del olivar y del viñedo. Así se completaba la serie de reuniones festivas del año. La tierra había dado sus frutos, la cosecha había sido recogida en los graneros, los frutos, el aceite y el vino habían sido almacenados y las primicias se habían puesto en reserva, y ahora acudía el pueblo con los tributos de agradecimiento al Dios que lo había bendecido.
Esta fiesta debía ser ante todo una ocasión de regocijo […]. Terminados los trabajos de la siega, y no habiendo empezado aún las labores del año nuevo, el pueblo se encontraba libre de preocupaciones y podía someterse a las sagradas y placenteras de aquellos momentos.— Ibíd., cap. 52, pp. 522-523.

Mi reflexión personal
__________________________
__________________________
__________________________

UNA RELIGIÓN RADIANTE
Reflexiones diarias para una vida cristana feliz
Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*