17 de diciembre | Devocional: Alza tus ojos | Como ladrón en la noche

Pero acerca de los tiempos y de las ocasiones, no tenéis necesidad, hermanos, de que yo os escriba. Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche. 1 Tesalonicenses 5:1,2.

No conocemos el tiempo exacto de la venida de nuestro Señor. Pero sea que ocurra este año, o el próximo, o más adelante, Cristo nos dijo que vendrá como ladrón en la noche. A todos nos dice: “Velad”. Para muchos vendrá a la hora que no esperan. Al tiempo de su venida los hombres se preguntarán: “¿Dónde está la promesa de su advenimiento?” Las señales de los últimos días se multiplican a nuestro alrededor. La maldad de los impíos aumenta…

Satanás, el originador del mal, revela ahora su poder en los hijos de los hombres. Esta es su hora, y la del poder de las tinieblas. Aparentemente, él controla el mundo. El mensajero del Evangelio encontrará que hay un poder que está actuando en el mundo en oposición cada vez más acerba hacia Cristo y su mensaje. El último gran conflicto entre las fuerzas del bien y del mal se describe como un “tiempo de angustia, cual nunca fue”. La violencia que llena la tierra excederá a la que existió antes de la destrucción del mundo antiguo.

Satanás trabaja con todo su poder para obstaculizar la obra de Dios. Si su pueblo ocupara una porción de su tiempo en enseñar las engañosas opiniones de Satanás, el reino del mal se regocijaría. Cuando los que conocen el sendero por el cual Dios nos ha conducido dan oído a los espíritu seductores y se apartan de la fe, el tiempo y los esfuerzos que se requieren para corregir los males consecuentes son distraídos de la obra de proclamar el Evangelio. Debemos advertir a nuestros hermanos para que no presten oído a las teorías falsas, y alertar a los que se dejaron entrampar.

Si alguna vez los centinelas de Dios necesitaron estar en guardia es ahora, cuando está cerca el “tiempo de angustia, cual nunca fue desde que hubo gente hasta entonces”. La trompeta debe dar un sonido certero. Debe proclamarse la verdad para que la tierra entera sea alumbrada con la gloria de Dios; pero reconocerán la luz solamente los que quieran conocer la diferencia entre la santidad y el pecado.

Cuando Satanás haya terminado su obra de entrampar a todos los que se sometan a su influencia engañadora, cuando haya concluido su obra de dispersar, se levantará Cristo y traerá liberación a los que tengan el nombre en el libro de la vida. Satanás y sus seguidores serán destruídos. Entonces “los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento; y los que enseñen la justicia a la multitud, como las estrellas a perpetua eternidad”.—Carta 268, del 17 de diciembre de 1903, dirigida al Dr. David Paulson, director del American Medical Missionary College en Chicago, y de la revista The Life Boat.

========================

DEVOCIONAL: ALZA TUS OJOS

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*