17 de agosto | Devocional: La fe por la cual vivo | El valor de vuestra influencia

Este es mi mandamiento: Que os améis los unos a los otros como yo os he amado.

“‘Y por ellos yo me santifico a mí mismo, para que también ellos sean santificados en verdad.’ Juan 17:19. ¿Amáis a los que se asocian con vosotros de tal manera que estéis dispuestos a renunciar a vuestros deseos de diversión para no colocar a estas almas en el camino de la tentación, para no inducirlos a seguir un curso de placeres y jarana que extinguirán los pensamientos serios acerca de su propia salvación? ¿Ejercéis una piedad personal… de modo que vuestros jóvenes amigos puedan seguir el camino por donde vais, hacia adelante y hacia arriba, en obediencia a Dios?”—Carta 10, 1890.

“Dios es amor. El que mora en Dios, mora en el amor. Los que ciertamente se han familiarizado, por un conocimiento experimental, con el amor y la tierna compasión de nuestro Padre celestial, impartirán gozo y luz dondequiera se encuentren. Su presencia y su influencia serán para sus relaciones como fragancia de flores delicadas, porque están en comunión con Dios y el cielo, y la pureza y el exaltado encanto del cielo se transmiten a través de ellos a todos los que están al alcance de su influencia.”—Mensajes para los Jóvenes, 361.

“Podéis rodear vuestras almas de una atmósfera que será como céfiro proveniente del Edén celestial.”—Carta 2, 1895.

“Un carácter cristiano liviano causa más daño en el mundo que el carácter de un mundano, porque los cristianos profesos desvían a otros por su profesión de representar a Aquel cuyo nombre llevan.”— Ibid.

========================

DEVOCIONAL: LA FE POR LA CUAL VIVO

Elena G. de White

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*