16 de mayo | Devocional: Alza tus ojos | Cura para la culpa y la depresión

¿Qué os parece? Si un hombre tiene cien ovejas, y se descarría una de ellas, ¿no deja las noventa y nueve y va por los montes a buscar la que se había descarriado? Y si acontece que la encuentra, de cierto os digo que se regocija más por aquélla, que por las noventa y nueve que no se descarriaron. Mateo 18:12,13.

He leído su carta con mucho interés y trataré de ayudarlo…

El Señor no quiere que ninguno perezca. Sus misericordias son innumerables, y no abandonará su posesión adquirida, por la que dio su propia vida en rescate, para que llegue a ser juguete de las tentaciones de Satanás. Todo el Cielo es dado a los que creen en Jesucristo como su Salvador personal y ningún alma puede deshonrar más a Dios que pretendiendo creer en la verdad y, con todo, continuar vistiendo las ropas de luto como si fuera un huérfano…

El Señor no abandona a sus ovejas heridas y magulladas al poder de Satanás para que las despedace. Está siempre fortaleciendo a los que son suyos cuando están débiles. Libera a los atribulados y tentados del poder del enemigo. El Señor Jesús nunca olvida al alma que pone su confianza en El. Y los que pretenden ser hijos e hijas de Dios deben confiar siempre en Jesús. Hacerlo de otra manera es negar que nos ama, y al andar deprimidos, apesadumbrados y lamentándonos, representamos muy mal a Cristo. Decimos virtualmente que nuestro Señor es un amo duro y tiránico. Esto equivale a mentir acerca del precioso Salvador que dio su vida a fin de hacer posible que todos crean en El y confíen en su interés y amor por el hombre pecador…

Ud. comete una gran injusticia con mi Salvador cuando camina como si anduviera en tinieblas. Nunca ande a la luz de su propia antorcha, sujeta a [las variaciones de los] sentimientos y emociones.

Jesús dijo: “El que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida”. Juan 8:12. Ahora bien, si Ud. ha estado siguiendo a otro dirigente fuera de Cristo, quien es la Luz, la Verdad y la Vida, déjelo, y siga a Jesús, la Luz del mundo. ¿Se siente complacido el Señor de que Ud. sea sacudido como las inquietas olas del mar? ¡No! ¡No! Yo le digo que El le ordena fortalecerse, estabilizarse, arraigarse, cimentarse en la santísima fe. Usted no se pertenece, ha sido comprado por un precio que no puede ser valorado. Su dueño es Dios, el Dios todopoderoso, y para saber el precio que se pagó, mire la cruz del Calvario. Fluctuar entre la esperanza y el temor entristece el corazón de Cristo, quien le ha dado evidencias inconfundibles de su amor y de que lo ha escogido.—Carta 41, del 16 de mayo de 1893, dirigida a D. A. Corkham, miembro de la junta de la Asociación de Nueva Escocia, Estados Unidos..

========================

DEVOCIONAL

ALZA TUS OJOS

Elena G. de White



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Category:

Devocional

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*