16 de junio | Devocional: Una religión radiante | Pequeñeces que hacen feliz

«Todos sus vecinos y parientes se alegraron al enterarse de que el Señor había sido tan misericordioso con ella». Lucas 1: 58, NTV

LA COMPRENSIÓN Y LOS SENTIMIENTOS sinceros de tierno interés por los demás traerán bendiciones a nuestro corazón […] que nos pondrán en estrecha relación con nuestro Redentor, que vino al mundo para hacer el bien y cuya vida hemos de imitar. […]
El amor y el interés de los seguidores de Cristo deben ser tan amplios como el mundo. Aquellos que viven meramente para complacer el yo no alcanzarán el cielo. […] Debiéramos tener palabras y hechos de tierna consideración hacia los demás. Podemos manifestar mil pequeñas atenciones en palabras amigables y miradas afables, lo cual repercutirá positivamente sobre nosotros. Los cristianos desconsiderados manifiestan por su descuido de los demás que no están unidos a Cristo. Es imposible estar unido a Cristo y sin embargo ser poco amable con los demás y olvidarnos de sus derechos.
Muchos anhelan intensamente ser objeto de aceptación y afabilidad. Dios nos ha dado a todos una identidad propia que no puede ser sustituida por la de nadie; pero nuestras características individuales tendrán una incidencia más positiva si ciertamente somos de Cristo y su voluntad es la nuestra. Nuestras vidas debieran estar consagradas al bien y a la felicidad de los demás, como estuvo la de nuestro Salvador. Debiéramos dejar de lado nuestro ego, y buscar en todo momento oportunidades, aun en las pequeñeces, para mostrar gratitud por los favores que hemos recibido de otras personas, y estar siempre atentos a las oportunidades de hacer felices a otros, y aligerar y aliviar sus tristezas y cargas, mediante actos de bondadosa afabilidad y sencillos actos de amor. Esos pequeños detalles que, comenzando en nuestras familias, se extienden fuera del círculo familiar, contribuyen a formar la suma de la felicidad de la vida; y el descuido de pequeños detalles constituye la suma de la amargura y tristeza de la vida.— Testimonios para la iglesia, t. 5, pp. 578-592, adaptado.

MI RELEXIÓN PERSONAL
__________________________________
__________________________________

UNA RELIGIÓN RADIANTE
Reflexiones diarias para una vida cristana feliz
Elena G. de White

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*