16 de agosto | La fe por la cual vivo | Elena G. de White | Amistad con los seguidores de Cristo

Compañero soy yo de todos los que te temieren y guardaren tus mandamientos. Salmos 119:63.

“Satanás obtiene su mayor éxito, en lo que se refiere a hacer pecar a los cristianos cuando logra inducirlos a que se relacionen con los impíos y participen en sus diversiones…. Los que siguen a Cristo deben separarse de los pecadores y buscar su compañía tan sólo cuando haya oportunidad de beneficiarlos. No podemos ser demasiado firmes en la decisión de evitar la compañía de aquellos cuya influencia tiende a alejarnos de Dios. Mientras oramos: ‘No nos dejes caer en tentación,’ debemos evitar la tentación en todo lo posible.”—Historia de los Patriarcas y Profetas, 490.

“Podemos negarnos a ser corrompidos, y colocarnos donde las malas compañías no pueden dañar nuestro corazón. Individualmente los jóvenes deberían buscar la relación de aquellos que con paso firme avanzan trabajosamente hacia el cielo.”—Mensajes para los Jóvenes, 421.

“El buscar la amistad es un deseo natural. Cada uno hallará amigos o los hará, y la influencia que los amigos ejerzan unos sobre otros, para bien o para mal, estará en proporción con la firmeza de la amistad…

“Los jóvenes pueden hacer de su relación con otros una bendición o una maldición. Pueden estimularse, ayudarse y fortalecerse mutuamente, perfeccionando su conducta, disposición y conocimiento; o pueden ejercer sólo una influencia desmoralizadora por medio de su negligencia e infidelidad.”—Testimonies for the Church 4:587, 655.

DEVOCIONAL LA FE POR LA CUAL VIVO

Elena G. de White

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*