16 de abril | Devocional: Recibiréis Poder | Medita en la palabra de Dios

¡Oh, cuánto amo yo tu ley! Todo el día es ella mi meditación. Salmos 119:97.

Los hombres no necesitan la débil luz de las costumbres y las tradiciones humanas para poder entender las Escrituras. Eso sería como suponer que la luz del sol, brillando al mediodía en el cenit, necesitara la escasa lumbre de una antorcha de esta tierra para aumentar su resplandor. En la Biblia, cada responsabilidad se expone con claridad y cada lección resulta comprensible. El don de Cristo y la iluminación del Espíritu Santo tienen la finalidad de revelarnos al Padre. La Palabra tiene el poder para hacer sabio a todo creyente en lo que respecta a la salvación.

“Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra”. 2 Timoteo 3:16, 17. Ningún libro es tan poderoso como la Biblia con sus comprensivas y ennoblecedoras verdades para elevar el pensamiento e impartir vigor a todas las facultades. Si la Palabra de Dios fuera estudiada como debiera, el hombre tendría una amplitud mental, nobleza de carácter y estabilidad de propósitos raramente vista en nuestros días.

Se obtienen pocos beneficios con una escasa lectura de las Escrituras. Uno podría leer toda la Biblia sin descubrir sus bellezas ni comprender la profundidad de su mensaje. Estudiar un texto hasta que resalte claramente su significado y la relación que tiene con el plan de salvación, es de más valor que la lectura ocasional de muchos capítulos sin tener en vista un propósito definido, y sin obtener ninguna instrucción positiva. Tenga la Biblia a mano. Cuando encuentre una oportunidad, léala y memorice los textos. Incluso, cuando camina por la calle, puede leer un versículo y meditar después en el contenido para fijarlo en su mente.

Nunca debería estudiarse la Biblia sin oración. Antes de abrir sus páginas, debemos pedir al Espíritu Santo que nos ilumine, y esa petición será concedida. Cuando Natanael vino a Jesús, el Salvador dijo: “He aquí un verdadero israelita, en quien no hay engaño”. Juan 1:47. Natanael respondió: “¿De dónde me conoces? Respondió Jesús, y le dijo: Antes que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi”. Juan 1:48. Si del mismo modo acudimos a él en busca de iluminación para saber qué es verdad, Jesús también nos verá en el lugar secreto de la oración. Los ángeles del mundo de la luz asistirán a los que humildemente busquen la orientación divina.—Atlantic Union Gleaner, 9 de junio de 1909.

========================

DEVOCIONAL: RECIBIRÉIS PODER

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Category:

Devocional

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*