16 de abril | Devocional: Alza tus ojos | Un carácter como el de Cristo

Vestios, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia; soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, asi también hacedlo vosotros. Colosenses 3:12,13.

Durante las horas de la noche, mientras otros duermen, oro para que la importante obra que se me ha entregado sea realizada tan desinteresada y fielmente como para que Dios pueda aprobarla. No es para mí motivo de ansiedad lo que otros pueden pensar o hacer, sino ¿qué debo hacer yo para glorificar a Dios?, y ¿soportará mi obra el examen divino? ¿Ha sido eliminada de mí toda mirada altanera? ¿Está mi corazón en armonía con Jesús, el humilde Hombre del Calvario? Lloro, oro y trabajo evaluando mis motivos y sentimientos a la luz de la eternidad y, si llego a estar por fin entre los salvados, ello será por el incomparable amor de mi Redentor.

¡Oh, cuán grande ha sido ese amor que soportó la abnegación y el sacrificio de sí mismo por mí! Todo lo que podamos hacer será siempre muy poco. Bien podemos decir que somos siervos inútiles. Tan ciertamente como nos exaltamos a nosotros mismos y tratamos de sentarnos en el sitial más elevado, Dios nos humillará en alguna forma muy penosa para la naturaleza humana…

Mi esposo, debemos cultivar el espíritu de Cristo. Son muchos los que profesan la verdad y necesitan su influencia santificadora en sus corazones. Un trato honesto y una profesión exaltada pueden caracterizar la vida, pero la falta de la verdadera bondad, nobleza de alma y conducta conciliatoria neutralizarán todo el bien que sean capaces de hacer. Una religión amarga y condenatoria no encuentra ejemplo en la religión de Cristo…

Debemos cultivar el hábito de las palabras amables, las miradas placenteras y la cortesía desinteresada, porque ellas adornarán nuestros caracteres con un encanto que nos asegurará el respeto y aumentará nuestra utilidad diez veces más de lo que podría ser de otro modo en palabras y conducta…

Tendremos que rendir cuentas a Dios en el más allá, y no quisiéramos ser avergonzados por ellos debido a que [los registros] llevan la estampa de las contradicciones del impulso y del egoísmo. Necesitamos tener en cuenta la gloria de Dios, nuestro templo purificado del egoísmo… y nosotros asimilados a su imagen divina. Crezcamos en la gracia. Aferrémonos con fe de Jesucristo y seremos sostenidos por su poder.—Carta 22, del 16 de abril de 1880, dirigida a Jaime White, su esposo, quien todavía era presidente de la Asociación General.

========================

DEVOCIONAL

ALZA TUS OJOS

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*