15 de noviembre | Devocional: Exaltad a Jesús | En estrecha relación con Jesús

Y conoceremos, y proseguiremos en conocer a Jehová; como el alba está dispuesta su salida. Oseas 6:3.

Cuando Satanás le sugiera que sus pecados son de tal naturaleza que, por causa de ellos, no puede esperar grandes victorias en Dios, dígale que la Biblia enseña que las personas que más aman son las que más han sido perdonadas. No trate de disminuir su culpa buscando excusas por su pecado. Usted no puede acudir a Dios por medio de la fe a menos que comprenda su propia pecaminosidad. Entonces puede confiar en las promesas, y reclamar con fe inalterable una participación en el sacrificio infinito que se ha hecho en favor de la raza humana. Aférrese estrechamente a Jesús, y su gran corazón de amor lo atraerá hacia él.

No puedo soportar el pensamiento de que alguien pudiera alejarse… sin que su fe fuera grandemente fortalecida… Cada paso de progreso que den debe ser un paso de fe. Si poseen una experiencia religiosa que se caracterice por la riqueza de su fe, uno será capaz de perseguir a mil, y dos podrán hacer huir a diez mil. Pero todos los talentos que puedan poseer, toda la habilidad y la elocuencia que puedan adquirir, no serán de ningún valor a menos de que se los consagre al Señor…

El apóstol Pablo deseaba que sus hermanos recibieran consuelo “por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios”. 2 Corintios 1:4. En Jesús el cristiano halla constantemente fortaleza y consuelo…

Que nuestro único propósito sea la gloria de Dios. No permitamos que haya nada que se interponga entre él y nosotros. Si continuamos conociendo al Señor, descubriremos que “como el alba está dispuesta su salida, y vendrá a nosotros como la lluvia, como la lluvia tardía y temprana a la tierra”. Oseas 6:3. Si somos participantes de la naturaleza divina, reflejaremos en nuestra vida y carácter la imagen de nuestro divino Señor. No podemos volvernos indolentes en la búsqueda de esta perfección de carácter. No podemos someternos pasivamente a lo que nos rodea, y pensar que otros realizarán la obra en lugar de nosotros. “Todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro”. 1 Juan 3:3. Necesitamos ser obreros que trabajemos juntos con Dios. Para nosotros, la vida debe transformarse en un esfuerzo humilde y ferviente por lograr nuestra salvación con temor y temblor; y entonces morarán en nuestro corazón la fe, la esperanza y el amor, concediéndonos un adelanto de la recompensa que espera al vencedor.

Un enemigo decidido e implacable ha preparado sus ardides para engañar a cada alma que no esté preparada para enfrentarse con la prueba, ni protegida por constante oración y fe viviente. Nosotros no podemos protegemos de sus asaltos constantes, ni individualmente, ni como grupo; pero mediante la fuerza de Jesús se puede resistir exitosamente cada tentación y cada influencia opositora, sea abierta o secreta. Recuerden que “vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar”. 1 Pedro 5:8. Por tanto, “sed sobrios, y velad”.—Historical Sketches of the Foreign Missions of the Seventh Day Adventist, 135-136.

DEVOCIONAL: EXALTAD A JESÚS

Elena G. de White

Loading...
Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*