15 de marzo 2019 | Devoción Matutina para Damas | Profetisa de Dios

Entonces Hilcías y los del rey fueron a Hulda profetisa. 2 Crónicas 34:22.

Desde su más temprana juventud y desde su posición de rey, Josías se había esforzado por exaltar los principios de la santa ley de Dios. Y mientras Safán el escriba estaba leyendo el libro de la ley, el rey comprendió que este libro, que era un tesoro de conocimiento, podía ser un poderoso aliado en la obra de reforma que él deseaba ver en la tierra. Resolvió caminar a la luz de sus consejos, y hacer cuanto estuviera de su parte para que el pueblo conociera sus enseñanzas y, si fuera posible, cultivase la reverencia y el amor por la ley del cielo.

Pero, ¿sería posible, acaso, producir la reforma tan necesaria? Israel casi había llegado al límite de la paciencia divina… Sobrecargado con pena y angustia, Josías rasgó sus vestiduras y se postró ante Dios en agonía de espíritu. Oró buscando el perdón de los pecados de una nación impenitente.

En ese tiempo la profetisa Huida vivía en Jerusalén, cerca del templo. Con su mente llena de ansiedad, el rey recurrió a ella para inquirir del Señor mediante su mensajera elegida. Quería saber si por algún medio suyo podría él salvar al pecador Judá que estaba en el umbral mismo de la ruina…

Mediante Huida, el Señor envió a Josías el mensaje de que la ruina sobre Jerusalén no sería evitada. Aun si el pueblo se humillaba ahora ante Dios, no podría escapar al castigo. Sus sentidos se habían amortecido por la continua práctica del mal, y si el juicio no sobrevenía sobre ellos, muy pronto retornarían a las mismas prácticas pecaminosas…

Sin embargo, debido a que el rey había humillado su corazón ante Dios, el Señor reconocería su prontitud en buscar perdón y misericordia. A él se le envió el mensaje: «Por cuanto oíste las palabras del libro, y tu corazón se enterneció, y te humillaste delante de Jehová, cuando oíste lo que yo he pronunciado contra este lugar, y contra sus moradores, que vendrán a ser asolados y malditos, y rasgaste tus vestidos, y lloraste en mi presencia, también yo te he oído, dice Jehová. Por tanto, he aquí yo te recogeré con tus padres, y serás llevado a tu sepulcro en paz, y no verán tus ojos todo el mal que yo traigo sobre este lugar» (2 Reyes 22:18-20). -Elena G. de White, HD, 43, 44.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2019

HIJAS DEL REY

Diane de Aguirre (Compiladora)

Lecturas Devocionales para Mujeres 2019

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*