15 de febrero | Devocional: Recibiréis Poder | Someter al temperamento

¿Quién es sabio y entendido entre vosotros? Muestre por la buena conducta sus obras en sabia mansedumbre. Santiago 3:13.

En la escuela de Cristo la humildad es uno de los principales frutos del Espíritu. La gracia santificadora que imparte el Espíritu Santo, capacita al poseedor para dominar su temperamento impetuoso y apresurado a fin de que permanezca bajo control en todo momento. Los que en forma natural son huraños y de genio precipitado, harán los mayores esfuerzos a fin de dominar su temperamento reprochable y cultivar la gracia de la mansedumbre. Cada día irán adquiriendo mayor dominio propio hasta lograr que la falta de afecto y de semejanza a Cristo sea vencida. Asimilarán el Modelo divino hasta poder obedecer el inspirado mandato: “Todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse”. Santiago 1:19.

Cuando alguien dice haber sido santificado, y en sus palabras y hechos representa la fuente de la cual manan aguas amargas, con seguridad podemos afirmar que es un engañador. Necesita aprender el alfabeto de lo que significa ser cristiano. Algunos de los que dicen ser siervos de Cristo, por mucho tiempo han abrigado al demonio de la falta de bondad que esos profanos acarician cuando se gozan en pronunciar palabras que desagradan e irritan. Los tales necesitan convertirse antes de que Cristo los acepte como hijos suyos.

La humildad es la joya interior que Dios aprecia mucho. El apóstol dice que es de más valor que el oro, y que las perlas o el más costoso ropaje. Mientras los atavíos exteriores hermosean únicamente a los cuerpos mortales, la mansedumbre es un ornamento que, además de embellecer, conecta a la persona finita con Dios, que es infinito. Este es el adorno que Dios escogió para sí. El que engalana los cielos con la luz, por el mismo Espíritu prometió “hermosear a los humildes con la salvación”. Salmos 149:4. Los ángeles celestiales registrarán como los mejores ataviados a quienes confían en el Señor Jesucristo y caminan con él en mansedumbre y humildad de mente.—The Review and Herald, 18 de enero de 1881.

========================

DEVOCIONAL: RECIBIRÉIS PODER

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Category:

Devocional

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*