15 de enero | Devocional: Alza tus ojos | Tesoros sagrados

«Porque habéis muerto y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios». Colosenses 3: 3

TANTO LAS GRANDES SUMAS DE DINERO como las pequeñas deben ser consideradas por usted como tesoros que Dios le ha confiado. Cuando piense en gastar, debe orar sobre el asunto a fin de que pueda usar los bienes del Señor de una manera que lo complazca a él. El Señor requiere de todos los que pretenden ser sus seguidores que imiten su ejemplo. «Hemos llegado a ser un espectáculo para el mundo, para los ángeles y para los hombres» (1 Cor. 4: 9, DHH). Los incrédulos observan a los que profesan ser hijos de Dios para ver si en realidad son lo que dicen ser. ¿Es consecuente que hablemos de la abnegación de Cristo, de su sacrificio, y sin embargo caminemos y actuemos contrariamente a su ejemplo? Los tesoros del mundo son del Señor. Son todos suyos, tanto por creación como por redención.

¿Por qué las riquezas son llamadas «riquezas injustas» (Luc. 16: 9, 11)? Porque por medio de ellas los hombres están sujetos a la tentación, a ser injustos, a usarlas como a ellos les place, en gratificar sus deseos y realizar lo que su imaginación exige. Los que poseen dinero están en peligro de dar a los bienes de Dios un uso equivocado, y de esa manera ser inducidos a olvidar a Dios. La gente de Nazaret pensaba que amaba a Dios basta que el Señor Jesús expuso delante de ellos su verdadera condición, y entonces se hizo evidente el hecho de que no estaban guardando los mandamientos.

El joven rico pensaba que amaba a Dios hasta que Jesús le reveló su ídolo y le mostró que estaba haciendo un dios de sus posesiones. Vino a Jesús con la pregunta: ¿Qué más me (alta? La respuesta fue: «Vende todo lo que tienes y repártelo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme» (Luc. 18: 22).

Aquellos a quienes el Señor ha dado el talento de los recursos están bajo una pesada responsabilidad. No han de invertir el dinero meramente para la gratificación de sus desee is egc listas, pi irque todo lo que gasten de esa manera es restado de la tesorería del Señor. Por la soberana bondad de Dios, el Espíritu Santo obra a través del agente humano, y le Impulsa a hacer pequeñas o grandes inversiones para la causa del Señor, haciendo que redunden para la gloria de Dios.

Siempre que piense usar el dinero del Señor para gratificarse egoístamente, recuerde que hay muchos sumidos en una profunda pobreza, que ni siquiera tienen para comer y vestir, y que son herencia del Señor. Debemos hacer el bien a todo el mundo, especialmente a los que son de la fe. Si los que poseen abundantes recursos son agentes de Dios para comunicar la verdad, usarán sus bienes sabiamente, de modo que ninguno de la familia de la fe pase hambre o desnudez.— Carta 90, 15 de enero de 1895, dirigida a una dama adventista de cuantiosos recursos.

========================

DEVOCIONAL

ALZA TUS OJOS

Elena G. de White

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Category:

Devocional

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*