15 de enero 2020 | Devoción Matutina para Damas | Ni pasarse de largo ni quedarse corta

Así como es malo comer en exceso, tampoco a nuestro cuerpo deben altarle los nutrientes que necesita para estar sano. Piensa, por ejemplo, que la mente consume muchísimas calorías para poder llevar a cabo los procesos que realiza; si no le das ese combustible que necesita para funcionar bien, se verán en problemas tus procesos mentales. Por eso hay que buscar el equilibro en la alimentación: ni pasarse de largo hasta el punto de caer en la adicción o enfermarnos, ni quedarse corta hasta el punto de que se vea en peligro nuestra existencia física.

Aunque las circunstancias que rodearon el caso eran muy diferentes a las nuestras, hay un pasaje en la Biblia que nos recuerda la importancia de alimentarnos. “Pablo les recomendó a todos que comieran algo. Les dijo: ‘Ya hace dos semanas que, por esperar a ver qué pasa, ustedes no han comido nada. Les ruego que coman algo. Esto es necesario, si quieren sobrevivir, pues nadie va a perder ni un cabello de la cabeza’. Al decir esto, Pablo tomó en sus manos un pan y dio gracias a Dios delante de todos. Lo partió y comenzó a comer. Luego todos se animaron y comieron también” (Hech. 27:33-36). A muchas, hoy, nos vendría bien que el apóstol nos recordara este mensaje tan importante.

A veces, por causa de la vida ajetreada que llevamos, no dedicamos el tiempo necesario a preparar comida sana y a sentarnos a comerla, preferiblemente acompañadas de nuestra familia. Pero los expertos afirman que es muy importante dedicar, al menos, treinta minutos a cada una de nuestras comidas. Así que si es tu costumbre comer poco y a toda prisa, sola, de cualquier manera y en cualquier lugar, recuerda el consejo de los nutricionistas.

Masticar despacio también contribuye a reducir el estrés del día, a tener una buena digestión, a segregar los niveles óptimos de saliva y jugos gástricos, a eliminar las bacterias que vienen en los alimentos ya que los nutrientes sean adecuadamente absorbidos por el organismo. Todo esto es muy importante también para nuestra salud. ¿Qué te parece si lo tienes en cuenta en este día, antes de desayunar, antes de almorzar y antes de cenar? Y por supuesto, no olvides dar las gracias al Creador por los alimentos que pone delante de ti. Que aproveche.

“Ustedes no han comido nada. Les ruego que coman algo. Esto es necesario, si quieren sobrevivir” (Hech. 27:33-34).

DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2020

UN DÍA A LA VEZ

Patricia Muñoz Bertozzi

Lecturas Devocionales para Mujeres 2020

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*