15 de agosto | La fe por la cual vivo | Elena G. de White | “Venid, reposad un poco”

Y él les dijo: Venid vosotros aparte al lugar desierto, y reposad un poco. Porque eran muchos los que iban y venían, que ni aun tenían lugar de comer. Marcos 6:31.

“Las palabras de Cristo se dirigen a sus obreros actuales tanto como a sus discípulos de entonces…. No es prudente estar siempre bajo la tensión del trabajo y la excitación … porque de esta manera se descuida la piedad personal y se agobian las facultades de la mente, del alma y del cuerpo.”—El Deseado de Todas las Gentes, 315.

“Se deben regular cuidadosamente las horas para el trabajo y el sueño. Debemos tener períodos para el descanso, para la recreación y para la contemplación.”—The Adventist Home, 494.

“Conviene para nuestra salud y felicidad salir de nuestras casas y pasar tanto tiempo como sea posible al aire libre.”—The Review and Herald, 25 de julio de 1871.

“El aire puro, el sol, la abstinencia, el descanso, el ejercicio, un régimen alimenticio conveniente, el uso del agua, la confianza en el poder divino; éstos son los verdaderos remedios…. La naturaleza, si no se le ponen trabas, desempeñará su obra con acierto. Los que perseveran en la obediencia a las leyes de ella encontrarán su recompensa en la salud del cuerpo y del espíritu.”—El Ministerio de Curación, 118, 119.

“Jesús… se solazaba contemplando las bellezas de la naturaleza … y sus horas de mayor felicidad eran las que podía pasar, dejada la escena de su trabajo, en el campo meditando en tranquilos valles, y en comunión con Dios, ora en la falda del monte, ora entre los árboles de la selva.”—Ibid. 46.

DEVOCIONAL LA FE POR LA CUAL VIVO

Elena G. de White

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*