15 de agosto | Dios nos cuida | Elena G. de White | ¡Tan costoso y sin embargo gratuito!

Por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación de vida. Romanos 5:18.

El dinero no puede comprarla, ni el intelecto discernirla, ni el poder mandarla; mas Dios concede generosamente su gracia a todos los que quieran aceptarla. Pero los hombres deben sentir su necesidad y, renunciando a toda dependencia propia, aceptar la salvación como un don. Los que entren en el cielo no escalarán sus muros mediante su propia justicia, ni se abrirán sus portales para ellos como consecuencia de costosas ofrendas de oro o plata, sino que obtendrán entrada en las mansiones de la casa del Padre por medio de los méritos de la cruz de Cristo.

Para el hombre pecador, el más grande consuelo, la mayor causa de regocijo, es que el cielo ha dado a Jesús para que sea el Salvador del pecador… Se ofreció para recorrer el terreno donde Adán tropezó y cayó; para hacer frente al tentador en el campo de batalla, y para vencerlo en favor del hombre. Contempladlo en el desierto de la tentación. Ayunó durante cuarenta días y cuarenta noches, soportando los más fieros embates de los poderes de las tinieblas. Pisó “solo el lagar, y de los pueblos nadie” hubo a su lado. Isaías 63:3. No fue para sí mismo, sino para quebrantar la cadena que mantenía a la raza humana esclavizada a Satanás.

Así como Cristo en su humanidad buscaba fuerza de su Padre para poder soportar la prueba y la tentación, también debemos hacerlo nosotros. Debemos seguir el ejemplo del inmaculado Hijo de Dios. Necesitamos diariamente ayuda, gracia y poder de la Fuente de todo poder. Debemos echar nuestras impotentes almas sobre el Unico que está pronto a ayudarnos en todo momento de necesidad. Demasiado a menudo nos olvidamos del Señor. Cedemos a nuestros impulsos y perdemos las victorias que deberíamos ganar.

Si somos vencidos, no dilatemos en arrepentirnos y en aceptar el perdón que nos pondrá en posición ventajosa. Si nos arrepentimos y creemos, será nuestro el poder purificador de Dios. Su gracia salvadora se ofrece gratuitamente. Su perdón se otorga a todos los que quieran recibirlo… Con cada pecador que se arrepiente, los ángeles de Dios se regocijan con cantos de gozo. Ni un pecador necesita perderse. El don de la gracia redentora es pleno y gratuito.

*Año bíblico: Jeremías 17-19.

DEVOCIONAL DIOS NOS CUIDA

Elena G. de White

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*