15 de agosto 2020 | Devoción Matutina para Damas 2020 | Igual que el monte Sion

 

UN DÍA A LA VEZ

Lecturas Devocionales para Mujeres 2020

 

“Los que confían en el Señor son inconmovibles; igual que el monte Sion, permanecen para siempre (Sal. 125:1).

 

EL 5 de setiembre de 2012, le dije a mi hijo, de cuatro años:

—Hijo, la tierra está temblando; ven a escuchar conmigo los sonidos que hace.

Él, contento, recostó su oído sobre el piso para escuchar. Pero, de repente, el movimiento sísmico se aceleró y los ruidos se hicieron mucho más fuertes. No te exagero, parecían como el sonido de tambores. Y rápidamente comenzaron a caerse algunos objetos de la casa. Mi hijo y yo corrimos entonces hacia el umbral de la puerta, y allí nos arrodillamos para orar al Señor. Sin darme cuenta, levanté los brazos hacia el cielo e inicié una oración por mi hogar: —Señor, yo proclamo que la sangre de Cristo nos cubre. Proclamo salvación para este hogar.

Continué orando todo el tiempo que duró el terremoto. No había reparado en el hecho de que mi pequeño estaba muy asustado cuando, de pronto, lo vi que comenzaba a exclamar:

—¡Viene Jesús, mamá, viene Jesús!

Le expliqué a mi hijo que era uno de los tantos temblores que experimentaba un país tan sísmico como Costa Rica. Más tarde descubrí que había sido de una intensidad de 7,6 en la escala de Richter; realmente fuerte, como pocos que yo recuerde.

Los terremotos, tal como leemos en la Biblia, también forman parte de las señales de los últimos días, por eso mi hijo creyó que aquel era el fin. “La corteza terrestre se rasgará a causa de las erupciones de los elementos ocultos en sus entrañas. […] Ya ha llegado el tiempo en que en un momento podremos estar pisando tierra firme, y en el siguiente la tierra estará moviéndose debajo de nuestros pies. Ocurrirán terremotos cuando menos se los espere” (Eventos de los últimos días, p. 26).

El texto bíblico nos da una certeza que necesitamos tener: “Los que confían en el Señor son inconmovibles; igual que el monte Sion, permanecen para siempre” (Sal. 125:1). El monte Sion terrenal podrá caer como consecuencia de los desastres naturales, pero la Sion celestial permanecerá para siempre. Esta es la oferta que te hace el Dios eterno en el día de hoy: “Si confías plenamente en mí, aunque la tierra tiemble y se derrumbe ante ti, serás como el monte Sion, inconmovible; permanecerás para siempre”.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2020



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*