14 de septiembre | Ser Semejante a Jesús | Elena G. de White | Un librito produce grandes resultados

El sembrador salió a sembrar. Y mientras sembraba, parte de la semilla cayó junto al camino… Pero parte cayó en buena tierra, y dio fruto, cuál a ciento, cuál a sesenta, y cuál a treinta por uno. Mateo 13:3,4,8, 9.

Después de haber terminado la reunión [un culto del congreso en Michigan], una hermana me tomó sinceramente de la mano, expresando gran regocijo por encontrarse de nuevo con la Hna. White. Preguntó si yo recordaba hacer visitado una vez una casa de madera en los bosques, 22 años atrás. Ella nos sirvió un refrigerio, y yo le dejé un librito titulado Experience and Views.
Declaró que habia prestado ese librito a sus vecinos, a medida que nuevas familias se establecian en su vecindario, hasta que el librito se gastó casi completamente; expresó su gran deseo de obtener otro ejemplar del mismo libro. Sus vecinos estaban profundamente interesados en él, y se sentian anhelosos de ver a la autora. Dijo que cuando la visité, le hablé de Jesús y de las hermosuras del cielo, y que las palabras fueron habladas con tal fervor, que quedó encantada y que nunca las había olvidado.
Desde ese tiempo el Señor había enviado a pastores para predicarles la verdad, y ahora había todo un grupo de observadores del sábado. La influencia de ese librito, ahora gastado por el uso, se había extendido de uno a otro, realizando su obra silenciosa, hasta que el terreno estaba listo para la simiente de la verdad.
Bien recuerdo el largo viaje que realizamos hace 22 años, en Míchigan. Estábamos de viaje para realizar una reunión en Vergennes. Nos encontrábamos a 20 km de nuestro destino. Nuestro conductor había recorrido repetidamente ese camino, y lo conocía bien, pero tuvo que reconocer que se había perdido. Viajamos 65 kilómetros ese día, por los bosques, sobre troncos y árboles caídos, donde apenas había un rastro de camino…
No podíamos entender por qué debíamos ser abandonados en este extraordinario errar por el desierto. Nunca nos sentimos más satisfechos que cuando distinguí un pequeño claro en el cual había una cabaña, donde encontramos a la hermana que mencioné. Bondadosamente nos dio la bienvenida a su hogar, y nos proporcionó un refrigerio, que fue recibido con agradecimiento. Mientras descansábamos, hablé con la familia y les dejé un librito. Ella lo aceptó alegremente y lo ha conservado hasta el día de hoy.
Durante 22 años las idas y venidas que caracterizaron ese viaje nos han parecido misteriosas, pero aquí encontramos a todo un grupo que ahora está compuesto por creyentes en la verdad, y que atribuyen su primer conocimiento a la influencia de ese librito.—El Evangelismo, 328, 329.

DEVOCIONAL ADVENTISTA
SER SEMEJANTE A JESÚS
Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*