14 de septiembre | Devocional: Alza tus ojos | La unidad que Cristo busca

Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo. Efesios 4:11,12.

Mediante nuestra unidad hemos de constituir una evidencia eficaz e irrefutable de que Cristo vino a este mundo a salvar a los pecadores. Satanás trabaja con todo su ingenio para evitar que los seres humanos den este testimonio. Desea que desarrollen una individualidad no santificada, de modo que no se amen unos a otros.

Demasiado a menudo los cristianos profesos ceden al enemigo, y entonces la más insignificante trivialidad ocasiona diferencias entre ellos. Hombres y mujeres que profesan piedad construyen muros de separación entre ellos y sus hermanos obreros, porque no todos piensan del mismo modo o aplican exactamente los mismos métodos. Los que se mantienen apartados, negándose a estar en armonía con el resto, deshonran a Dios ante el mundo. Cristo oró por unidad. Es su voluntad que sus seguidores trabajen juntos, en camaradería cristiana. ¿Ocurrirá así o lo afligiremos por nuestra desunión y falta de armonía?

Respondamos a la invitación de Jesús: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y liviana mi carga”. Mateo 11:28-30. Para responder a esta invitación debemos despojarnos de todo engreimiento, todo sentimiento de superioridad, y someternos a la voluntad del Señor.

“La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno”. Juan 17:22.

Qué maravillosos cambios ocurrirían en nuestro mundo si todos obedeciéramos las palabras de Cristo. El aunó sus intereses con los de la humanidad para que los hombres y las mujeres pudieran recibir su poder a fin de hacer su voluntad. Los que por medio de su gracia son partícipes de la naturaleza divina, reciben las abundantes bendiciones que, según se declaró en los concilios del cielo, serían concedidas a quienes creyeran en Cristo como Salvador personal…

Para que podamos llevar el fruto que glorifica a Dios, nuestros corazones deben estar pletóricos del amor de Jesús. Debemos aprender de El, de su mansedumbre y humildad. Entonces no lucharemos por nuestra propia exaltación… Cuando los hombres vean más claramente la integridad del sacrificio de Cristo y su condescendencia, comprenderán mejor qué se entiende por unidad con El.—Carta 205, del 14 de septiembre de 1903, dirigida a “Mis queridos hermanos y hermanas de Australia”.

========================

DEVOCIONAL: ALZA TUS OJOS

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*