14 de octubre 2020 | Devoción Matutina para Jóvenes | Daniel Hale Williams

Pues soy pobre y estoy necesitado, y mi corazón está lleno de dolor. Salmo 109:22.

-¡Doctor Dan, apúrese! ¡Es una emergencia!

Corrió a la sala de urgencias del Hospital Providencia, de Chicago, y el médico encontró a un obrero joven, de raza negra, acostado en la mesa de cirugía. Le fluía la sangre copiosamente de una herida que medía dos centímetros y medio, en el lado izquierdo del tórax.

-¿Qué sucedió? -preguntó el Dr. Williams.

Sus dedos expertos ya exploraban la herida.

-Fue apuñalado en una pelea de cantina -respondió un ordenanza-. No sabemos cuán profunda es la herida.

-Es difícil determinar si afectó o no el corazón -dijo el médico-. Vigilen bien sus signos vitales y notifíquenme si ven algún cambio.

Durante la noche, las evidencias del estado de shock aumentaron. No se detenía la hemorragia y el paciente se quejaba de un fuerte dolor en el corazón. El Dr. Williams sabía que el corazón estaba lesionado, y a menos que se pudiera reparar el daño, el paciente moriría.

-Prepárense para una intervención quirúrgica -ordenó el médico, mientras ocultaba las dudas que surgían en su mente.

Nunca se había registrado un caso de cirugía de corazón abierto. Sabía que debía intentar lo imposible. Tenía que hacer todo lo que estuviera a su alcance para salvar la vida de ese hombre.

Abrió la cavidad torácica y encontró que el pericardio había recibido un rasguño, pero el corazón estaba en buen estado. Suturó el rasguño con mucho cuidado, reparó el daño y volvió a cerrar el tórax.

Después de siete semanas, el paciente salió caminando del hospital, completamente recuperado. Lo maravilloso de este caso es que el hombre sobrevivió, puesto que sucedió en 1893, antes del descubrimiento de la penicilina, cuando el uso de la anestesia estaba en su etapa experimental y existían pocos instrumentos quirúrgicos.

¿Necesitas una operación del “corazón”? Conozco a un Cirujano maravilloso. Sabe cómo reparar corazones quebrantados y sangrantes, que sienten que nunca más podrán amar. En un instante puede cambiar un corazón frío y endurecido por el pecado, por un corazón vivo y amoroso. Puede quitar el dolor causado por los dardos de críticas injustas. Puede detener el flujo de la amargura de un corazón herido. Mi Cirujano puede hacer milagros. ¡Dale la oportunidad!

DEVOCIÓN MATUTINA PARA JÓVENES 2020



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*