14 de mayo | Devocional: Exaltad a Jesús | El nuevo mandamiento de Cristo

Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros. Juan 13:34.

¿Se asemejan ustedes a Cristo, en sus palabras, en su espíritu, en sus acciones? Si representan el carácter de Cristo en palabra y espíritu, entonces son cristianos; porque ser cristiano significa ser semejante a Cristo. La lengua testificará acerca de los principios que representan la vida; esto constituye la prueba segura para saber qué poder controla el corazón. Nuestro espíritu y nuestros principios se pueden juzgar por las palabras que brotan de los labios. La lengua siempre debe estar bajo el control del Espíritu Santo.

Cuando las almas pobres, heridas y maltratadas acuden a ustedes en busca de palabras de esperanza, deben hablarles las palabras de Cristo. ¿Rehúsan ustedes dirigirles palabras amables, corteses y bondadosas? Los que hablan como lo hizo Cristo nunca plantarán palabras amargas, como flechas dentadas, en el alma herida. “El Señor escuchó y oyó”. ¿Quisiéramos tener en mente el hecho de que el Señor escucha las palabras que hablamos y que conoce el espíritu que motiva nuestras acciones? Cristo es la defensa de todos los que se esconden en él.

Tengamos en mente que cada palabra descomedida, cada actitud cruel, se registran en los libros del cielo como si hubieran sido dirigidas a Cristo en la persona de sus siervos que sufren. ¿No es acaso ser semejantes a Cristo cuando hablamos palabras bondadosas y animadoras, aunque nos sintamos inclinados a proceder en forma diferente? ¿No es ser semejantes a Cristo cuando levantamos las cargas que oprimen pesadamente a las almas a quienes Dios ha considerado de tanto valor como para dar a su Hijo unigénito por ellos, para que todo aquel que en él cree no perezca, mas tenga vida eterna?

Tiene gran importancia la actitud que adoptamos frente a las personas que son colaboradoras de Dios…

“¿Cree usted en el Hijo de Dios?” Usted depende de Cristo para todo lo que recibe, tanto como la persona más débil, más pobre y más humilde. “¿Cree usted en el Hijo de Dios?” Una creencia meramente especulativa no sirve de nada. ¿Cree usted en el Hijo de Dios como su Salvador personal? Si lo hace de todo corazón, entonces Dios mora en el alma, y el alma en Dios. Usted representa a Jesús. Los que ocupan posiciones de confianza están siendo probados, para demostrar si son hombres sabios en posiciones de confianza, para revelar si Cristo está obrando en ellos y mediante ellos de tal manera que él pueda representar su carácter y expresarse en sus palabras y acciones frente a sus seguidores, por quienes él mismo dio su preciosa vida…

El agente humano simpatizará con Cristo en la misma proporción en que sea un participante de la naturaleza divina. Jesús dice: “Un mandamiento nuevo os doy—¿que os toleréis unos a otros?, no—: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros. En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros”. “Este es mi mandamiento: Que os améis unos a otros, como yo os he amado”.—The Review and Herald, 26 de mayo de 1896.

========================

DEVOCIONAL

EXALTAD A JESÚS

Elena G. de White



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*