14 de junio | Devocional: La fe por la cual vivo | La saeta de la muerte

¡Ojalá fueran sabios, que comprendieran esto, y entendieran su postrimería! Deuteronomio 32:29.

“El Señor … conoce el fin desde el principio. Muchos bajarán al reposo antes de que la rigurosa prueba de fuego de los últimos días caiga sobre el mundo….

“Si Jesús, el Redentor del mundo, oró diciendo: ‘Padre mío, si es posible pase de mí este vaso; empero no como yo quiero, sino como tú,’ cuán conveniente es que los mortales finitos se sometan de la misma manera a la sabiduría y la voluntad de Dios.”—Counsels on Health, 375, 376.

“No podemos contar sino con una vida harto breve, y no sabemos cuándo la saeta de la muerte nos atravesará el corazón. Tampoco sabemos cuándo tendremos que desprendernos del mundo y de todos sus intereses. La eternidad se extiende ante nosotros. El velo está a punto de descorrerse. Unos pocos años más, y para cada uno de nosotros, contado en el número de los vivos, ha de consumarse el mandato: ‘El que es injusto, sea injusto todavía: … y el que es justo sea todavía justificado: y el santo sea santificado todavía.’ Apocalipsis 22:11.

“¿Estamos preparados? ¿Hemos hecho conocimiento con Dios, el Gobernador de los cielos, el Legislador, y con Jesucristo a quien mandó al mundo por representante suyo? Cuando nuestra obra vitalicia haya terminado ¿podremos decir, como Cristo nuestro ejemplo dijo: ‘Yo te he glorificado en la tierra: he acabado la obra que me diste que hiciese … he manifestado tu nombre’”? Juan 17:4-6.—El Ministerio de Curación, 436.

========================

DEVOCIONAL

LA FE POR LA CUAL VIVO

Elena G. de White

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*