14 de junio | Devocional: Alza tus ojos | A cada uno su obra

Porque vendrá el enemigo como río, mas el Espíritu de Jehová levantará bandera contra él. Isaías 59:19, ú.p.

Los que profesan ser cristianos pero viven vidas vacías y egoístas, son seres nauseabundos para Cristo. No seamos cristianos tibios y sin corazón en nuestro trato con otros. Rodeémonos a nosotros mismos con una atmófera de valor y esperanza. Hablemos palabras amables y animadoras a los que nos rodean…

Apreciemos la verdad de Dios. A menos que tengamos éxito en la obtención de la vida eterna, mejor habría sido que nunca hubiéramos nacido. No rehusemos los privilegios que son nuestros mediante el sacrificio de Cristo. Aunque era igual a Dios, vino a este mundo para dar su vida por nosotros. Sobre la cruz del Calvario sufrió una muerte vergonzosa, a fin de hacer expiación por los pecados de quienes lo aceptaran como su Salvador. A quienes lo reciben y creen en El, les promete poder para llegar a ser hijos de Dios.

Jesús los ama. Los compró con su sangre. Si no los hubiera amado no habría muerto por ustedes. Su corazón de amor se entristece cuando trabajan contra El porque están frustando su plan para salvarlos. Dios no puede bendecir a quienes se le oponen, los que rehúsan aceptar las palabras de consuelo y paz que podrían llevar luz y amor a sus almas.

A cada hombre le es dada su obra. Los que están unidos con Dios lo revelarán trabajando con El. Son socios de Dios y de Cristo. Son coherederos con Cristo de una herencia inmortal.

Si en este mundo hacemos lo mejor que podemos, siguiendo a nuestro Ejemplo divino, venciendo con fortaleza que El nos da, se nos garantizará una segura entrada en las cortes celestiales. Allí Cristo nos conducirá a ríos de agua viva y nos hará comprender el significado de las providencias que en este mundo no entendimos. Entonces seremos capaces de discernir el amor de Dios en lo que nos parecen adversidades. Veremos que se permitió que las pruebas llegaran hasta nosotros para eliminar nuestros rasgos de carácter desemejantes a Cristo y para fortalecer nuestros puntos débiles.

Dios los está llamando para que se entreguen a El. ¿No responderán? ¿No le darán los afectos mejores y más santos de sus corazones? ¿No están dispuestos a recibir el oro refinado en fuego para ser ricos, y vestiduras blancas para cubrirse? ¿No le permitirán que unja sus ojos con el colirio celestial a fin de que puedan ver con claridad?— Manuscrito 114, del 14 de junio de 1903, “Deberes y privilegios del cristiano”, tema dado en Calistoga, California, Estados Unidos.

========================

DEVOCIONAL

ALZA TUS OJOS

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*