13 de septiembre | Una religión radiante | Elena G. de White | Cantar favorece el gozo, y la fe y la esperanza

«¿Está afligido alguno entre ustedes? Que ore. ¿Está alguno de buen ánimo? Que cante alabanzas».
Santiago 5: 13, NVI

LAS BENDICIONES RECIBIDAS en respuesta a los himnos de alabanza han sido enormes. […] ¡Cuántas veces la letra de un canto sagrado hace que broten en el alma manantiales de arrepentimiento y de fe y esperanza, y de amor y gozo!— La educación, cap, 17, p. 147.
Jesús es nuestro ejemplo. […] El nunca estuvo tan atareado con los problemas cotidianos como para que no le quedara cada día tiempo para las realidades celestiales y poder reflexionar sobre ellas. A menudo expresaba su alegría cantando salmos e himnos celestiales. Con frecuencia los moradores de Nazaret oían su voz que se elevaba en alabanza y gratitud a Dios. Mantenía comunión con el cielo mediante el canto; y cuando sus compañeros se quejaban por el cansancio, eran alegrados por las dulces melodías que brotaban de sus labios. Sus alabanzas parecían ahuyentar a los ángeles malos, y como incienso llenaban él lugar de fragancia. Los pensamientos de los que le oían se alejaba del destierro que aquí sufrían para elevarse a la patria celestial.— El Deseado de todas ¡as gentes, cap. 7, p. 57, 56, adaptado.

«¡Aclamen alegres al Señor, habitantes de toda la tierra! ¡Prorrumpan en alegres cánticos y salmos!
¡Canten salmos al Señor al son del arpa, al son del arpay de coros melodiosos! ¡Aclamen alegres al Señor, el Rey, al son de clarines y trompetas!».Salmo 98: 4-6, NVI

Mi reflexión personal
__________________
__________________
__________________

DEVOCIONAL ADVENTISTA
UNA RELIGIÓN RADIANTE
Reflexiones diarias para una vida cristiana feliz
Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*