13 de octubre 2020 | Devoción Matutina para Adultos 2020 | Sanar la herida

 

BUENA MEDICINA ES EL CORAZÓN ALEGRE

Lecturas devocionales para Adultos 2020

 

“Él es quien perdona todas tus maldades, el que sana todas tus dolencias’’ (Salmo 103:3).

El texto bíblico de hoy señala que Dios perdona la maldad y sana el dolor, como si la sanidad fuese consecuencia del perdón. Bien puede referirse a sanar el dolor del alma, producto del pecado, como lo expresa en Salmo 41:4: “Jehová, ten misericordia de mí, sana mi alma, porque contra ti he pecado”. La sanidad, además de verse favorecida por el perdón de Dios, también ocurre cuando se otorga el perdón al prójimo. En las Escrituras, ambos tipos de perdón se encuentran relacionados. Dios espera que aquellos que han recibido su perdón estén más dispuestos a perdonar a sus semejantes. No obstante, algunos esperan que el tiempo cure la herida sin tomar cartas en el asunto. ¿Puede el tiempo ayudar a sanar?

Hacía diecisiete meses que el pastor Ruimar De Paiva vivía como misionero, junto a su esposa y dos niños, en la isla Palau, ubicada en la región de la Micronesia, en el océano Pacífico. Faltaban pocos días para la Navidad cuando Justin Hirosi, un obrero de la construcción que se encontraba bajo el efecto de las drogas, ingresó furtivamente al domicilio del ministro religioso con la intención de robar. Pero al ser descubierto, asesinó a golpes a tres de los cuatro integrantes de la familia. Posteriormente, secuestró e intentó violar y estrangular a la hija de diez años que, como única sobreviviente, finalmente dejó abandonada a 5 km del lugar. La tragedia conmovió a la comunidad que, una semana más tarde, manifestó sus condolencias en un multitudinario funeral. Durante el mismo, en un acto improvisado y emotivo, la madre del pastor asesinado, Ruth De Paiva, tomó el micrófono para expresar su dolor por lo ocurrido, a la vez que para ofrecer el perdón al homicida. Habiendo sido advertida que, entre los presentes, se encontraba la madre de Justin, la llamó para abrazarla fuertemente, llorando juntas “por sus hijos perdidos”. Posteriormente, Ruth manifestó que el perdón no debe ser encarado como algo que se concede por algún mérito de alguien. Más bien, “es un acto voluntario que trae cura a las personas”.

Ruth manifestó una admirable disposición para perdonar al asesino de su hijo, su nieto y su nuera. No esperó hasta que el tiempo curara la herida, ni esperó alejarse de ellos para olvidar. Si bien dar lugar al tiempo puede ayudar a sanar, ello no será efectivo si no hay una decisión previa de perdonar.

Recuerda que otorgar el perdón prontamente será el remedio más efectivo.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2020



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*