13 de noviembre 2020 | Devoción Matutina para Adultos 2020 | Abraham

BUENA MEDICINA ES EL CORAZÓN ALEGRE

Lecturas devocionales para Adultos 2020

 

“Jehová dijo a Abram, después que Lot se apartó de él: ‘Alza ahora tus ojos y, desde el lugar donde estás, mira al norte y al sur, al oriente y al occidente’ ” (Génesis 13:14).

El capítulo 13 de Génesis relata los problemas entre Abraham y Lot. Por la abundancia de ganado de ambas familias deben separarse y asentarse en territorios diferentes. Observamos también la generosidad de Abraham al permitir que Lot escoja la tierra de su preferencia. Finalmente vemos al patriarca separado de su sobrino con incertidumbre acerca de su nuevo asentamiento y tal vez con la preocupación de que Lot había escogido un lugar demasiado cercano a Sodoma, cuyos habitantes “eran malos y cometían horribles pecados contra Jehová” (vers. 13). En esos momentos de difícil transición Dios acude a auxiliarlo diciendo: “Alza ahora tus ojos”.

En una tarde primaveral me hallaba sentado (J) en mi despacho atento a libros, papeles y anotaciones, sumido en alguna reflexión. El hilo de mis ideas se quebró por el sonido del teléfono:

— ¡Mira por la ventana! —dijo mi compañero de la oficina contigua. Alcé la mirada y vi el arcoíris más hermoso que jamás había visto: enorme, doble, claro y de colores vivísimos. Por supuesto que no me acuerdo de lo que estaba estudiando en aquel momento, pero sí del arcoíris porque alguien me dijo: “¡Alza tus ojos!”

El Señor invitó a Abraham a alzar sus ojos. De este breve relato aprendemos al menos tres lecciones. Primera, cuando estamos desanimados, con los ojos fijos en las preocupaciones, Dios nos invita a alzar la mirada y contemplar una perspectiva más esperanzadora y más global. Segunda, de la misma forma en que Dios le muestra a Abraham la gran herencia que le espera a él y a su descendencia (vers. 15,16), nos recuerda, aun en medio de la desesperación, que somos herederos de la vida eterna. Y tercera, al igual que Dios ofrece a Abraham instrucciones precisas para levantar su tienda y asentarse en Hebrón (vers. 17), Dios nos ilumina por medio de su palabra escrita para que nos dirijamos hacia el mejor destino y al llegar le demos gracias con gozo, como lo hizo Abraham al edificar un altar a Jehová (vers. 18).

Dos capítulos más tarde encontramos otra vez al patriarca sumido en otro conflicto emocional, con profundo sopor y temor (Gén. 15:12). Parece haber olvidado las promesas, pero el Señor vuelve a reconfortarle atrayendo su atención hacia un futuro de bendiciones (vers. 13-21).

Aunque tu desánimo regrese una y otra vez, el mismo Dios de Abraham está listo para ayudarte, consolarte y recordarte sus hermosas promesas de vida eterna.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2020



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*