13 de mayo | Devocional: Nuestra Elevada Vocación | Pesados para el cielo

Péseme Dios en balanzas de justicia, y conocerá mi integridad. Job 31:6.

La verdadera medida lo es todo. Es la verdadera ley de Dios. El abarca con su ley hasta el menor de los actos y transgresiones de los hombres, para que éstos, al aprenderla y vivirla, puedan ser elevados, ennoblecidos y santificados en su corazón y sus afectos, para que puedan ser fieles hasta en lo más mínimo.—Manuscrito 62, 1896, pp. 7.
Dios pesa los motivos, los propósitos y el carácter. Todos los hombres son pesados en las pesas del santuario, y Dios quiere que todos comprendan este hecho. Ana dijo: “Porque el Dios de todo saber es Jehová, y a él toca el pesar las acciones”. 1 Samuel 2:3. David dijo: “Por cierto, vanidad son los hijos de los hombres, mentira los hijos de varón: pesándolos a todos igualmente en la balanza, serán menos que vanidad”. Salmos 62:9. Isaías dijo: “El camino del justo es rectitud: tú, recto, pesas el camino del justo”. Isaías 26:7.
El Dios del cielo es verdadero. No hay un motivo en las profundidades del corazón, no hay un secreto en nosotros, no hay un designio que Dios no comprenda plenamente. Pero, ¿cuál es la norma de la justicia? La ley de Dios. La ley de Dios está colocada en un platillo de la balanza, su santa ley inmutable cuyos derechos están especificados, la cual, en los primeros cuatro mandamientos, exige amor supremo a Dios, y en los últimos seis, amor a nuestros semejantes. “Amarás al Señor tu Dios de todo tu corazón … y a tu prójimo como a ti mismo”. Lucas 10:27. No debemos apartarnos ni en una coma de esta norma. Dios requiere todo el corazón, la mente, el alma y las fuerzas, y “amar a tu prójimo como a ti mismo”. Esto se coloca en un platillo de la balanza, mientras todo carácter individual debe pasar la prueba del peso al ser colocado en el platillo opuesto. Y el carácter de cada hombre, mediante una justa comparación, queda irreparablemente fijado. …
¿Será escrito: “Pesado has sido en balanza, y fuiste hallado falto”? Ser encontrado falto en el día de Dios será una cosa terrible, por lo tanto queremos que nuestros motivos y acciones sean examinados estrechamente por la santa ley de Dios. Queremos arrepentirnos de toda transgresión, y, como pecadores, aferrarnos de los méritos de Cristo, para suplir la deficiencia.—Manuscrito 65, 1886, pp. 13, 14.

DEVOCIONAL: NUESTRA ELEVADA VOCACIÓN
Elena G. de White



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Category:

Devocional

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*