12 de septiembre | Una religión radiante | Elena G. de White | La gente se maravilla con sus obras

«Ruinas de Jerusalén,¡prorrumpan juntas en canciones de alegría! Porque el Señor ha consolado a su pueblo,
¡ha redimido aJerusalén!». Isaías 52: 9, NVT

FUE CRISTO QUIEN EXTENDIÓ los cielos y echó los fundamentos de la tierra. Fue su mano la que colgó los mundos en el espacio, y modeló las flores del campo. […] Fue él quien llenó la tierra de hermosura y el aire con cantos.— El Deseado de todas las gentes, cap. 1,p. 12.
Desde el solemne retumbar del trueno y el bramido incesante del viejo océano, hasta los alegres cantos que hacen de las selvas un concierto de melodías, las miles de voces de la naturaleza entonan las alabanzas de Dios — El ministerio de curación, cap. 35, p. 289.
Los pájaros son modelo de una admirable lección de confianza. Nuestro Padre celestial hace provisión para las aves; pero ellas deben buscar su alimento, construir sus nidos y alimentar a sus crías.
Las avecillas están continuamente expuestas a los enemigos que tratan de destruirlas y, sin embargo, ¡con qué entusiasmo llevan a cabo sus tareasl ¡Y con qué alegría cantan! — La educación, cap. 12, pp. 104-105.

«La gente de todo el mundo, de norte a sur y de oriente a occidente, se maravilla con tus obras. […]
La pradera del desierto grita de alegría, las colinas se visten para la celebración». Salmo 65: 8-12, PDT

Mi reflexión personal
__________________
__________________
__________________

DEVOCIONAL ADVENTISTA
UNA RELIGIÓN RADIANTE
Reflexiones diarias para una vida cristiana feliz
Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*