12 de noviembre | La fe por la cual vivo | Elena G. de White | Lobos vestidos de ovejas

Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina; antes, teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus concupiscencias. 2 Timoteo 4:3.

“Maestros que enseñan falsedades surgirán por doquier para apartaros del camino angosto y de la puerta estrecha. Guardaos de ellos; aunque estén ocultos en los ropajes de ovejas, por dentro son lobos feroces. Da Jesús una prueba por la cual pueden distinguirse los maestros falsos de los verdaderos. ‘Por sus frutos los conoceréis,’ dice; ‘¿Cógense uvas de los espinos, o higos de los abrojos?’

“No nos dice que los probemos por sus suaves palabras ni sus exaltadas profesiones. Se les juzgará por la palabra de Dios. ‘¡A la ley y al testimonio. Si no dijeren conforme a esto, es porque no les ha amanecido.’ … ¿Qué mensaje traen estos maestros? ¿Os hace venerar y temer a Dios? ¿Os hace manifestar vuestro amor hacia él mediante la lealtad a sus mandamientos?”—El Discurso Maestro de Jesucristo, 120.

“A esos falsos maestros, aparecidos en la iglesia y considerados por muchos de los hermanos en la fe como verdaderos, el apóstol los compara a ‘fuentes sin agua, y nubes traídas de torbellino de viento; para los cuales está guardada la oscuridad de las tinieblas para siempre.’”—Los Hechos de los Apóstoles, 384.

“Toda alma ha de pasar por la prueba decisiva: ¿Obedecerá a Dios antes que a los hombres? La hora crítica está ya inminente. ¿Están asentadas nuestras plantas en la roca de la inmutable Palabra de Dios? ¿Estamos preparados para defender firmemente los mandamientos de Dios y la fe de Jesús?”—Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 652.

 

DEVOCIONAL LA FE POR LA CUAL VIVO

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*