12 de julio 2020 | Devoción Matutina para Adultos 2020 | Una buena alimentación

 

BUENA MEDICINA ES EL CORAZÓN ALEGRE

Lecturas devocionales para Adultos 2020

 

“No hay cosa mejor para el hombre que comer y beber, y gozar del fruto de su trabajo. He visto que esto también procede de la mano de Dios” (Eclesiastés 2:24).

Con base en datos epidemiológicos de poblaciones con alta proporción de longevos, algunos investigadores sostienen que aquellas personas que consumen una menor cantidad de alimentos y mantienen los requerimientos necesarios de vitaminas, minerales y otros nutrientes esenciales mejoran la salud general, postergan el inicio de enfermedades degenerativas y extienden la expectativa de vida hasta en diez años. Al parecer, la reducción de la ingesta estaría asociada a mejores resultados en la salud. Sin embargo, hay quienes disminuyen la cantidad de la ingesta limitando el consumo de alimentos a unos pocos productos o ingredientes y estableciendo cantidades precisas de los mismos, para todo tipo de personas. En este sentido, la escasa alimentación, en lugar de favorecer la salud, la deteriora, ya que se adopta una dieta inapropiada para las necesidades y gustos de cada uno.

No todos pueden alimentarse de la misma manera. Las necesidades alimentarias varían notablemente según la edad, la actividad cotidiana, la salud y las preferencias individuales.

Una de mis comidas favoritas (L) son las tortillas mexicanas (aunque no las preparo exactamente igual a las que se conocen en México). Yo las hago con harina, agua, aceite y sal; y para el relleno, coloco una variedad de ingredientes como tomate picado, lechuga, maíz tierno, aguacate, ricota, frijoles molidos, cebolla y huevo picado, entre otros, que cada uno se sirve a gusto. No siempre tenemos todos los ingredientes ni todas las personas se sirven de todos ellos, pero eso es precisamente lo que más me gusta: que cada comensal puede rellenar su tortilla con aquello que más le guste y sea saludable para sí.

Se requiere conocimiento y empeño para elegir, preparar y cocinar los alimentos. La memorable afirmación de Hipócrates, “somos lo que comemos”, nos lleva a reflexionar en qué y cómo comemos. ¿Es mi alimentación saludable? ¿Es nutritiva? ¿Es sencilla? ¿Es sabrosa? Estas preguntas pueden orientar tanto en lo que respecta a la elección como a la preparación de las comidas. Buscar alimentos sencillos, de buena calidad, preparados atractivamente, considerando la nutrición del organismo, constituyen los principios de una buena alimentación.

La cita bíblica de este día recuerda que “no hay cosa mejor para el hombre que comer y beber, y gozar del fruto de su trabajo. He visto que esto también procede de la mano de Dios”. En todo caso, es bueno tener presente que, si comemos, bebemos o hacemos cualquier otra cosa, hagamos todo “para la gloria de Dios” (1 Cor. 10:31).

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2020



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*