12 de agosto | Devocional: Recibiréis Poder | La razón de los dones: definir la verdad

Al principio de tus ruegos fue dada la orden, y yo he venido para enseñártela, porque tú eres muy amado. Entiende, pues, la orden, y entiende la visión. Daniel 9:23.

Después que pasó la fecha de 1844, investigamos la verdad como buscando un tesoro. Me reuní con los hermanos, y estudiamos y oramos fervientemente. A menudo permanecíamos juntos hasta tarde, y algunas veces durante toda la noche, orando por la iluminación celestial y estudiando la Palabra. Una y otra vez nos reuníamos para estudiar la Biblia, a fin de conocer su significado y estar preparados para enseñarla con poder. Cuando en el estudio llegábamos al punto de decir: “No podemos ir más lejos”, el Espíritu del Señor venía sobre mí. Era arrebatada en visión y se me daba una clara explicación de los pasajes que habíamos estado estudiando, e instrucciones acerca de cómo deberíamos trabajar y enseñar con eficacia. De este modo recibíamos la luz que nos ayudaba a entender los textos con respecto a Cristo, su misión y su sacerdocio. Claramente se me presentaba la línea de la verdad que se extiende desde aquel tiempo hasta cuando entremos en la ciudad de Dios, y entonces compartía con los demás las instrucciones que el Señor me había dado.

Durante todo ese tiempo, no podía entender el razonamiento de los hermanos. Mi mente, por así decirlo, estaba sellada y no podía comprender el significado de las Escrituras que estábamos estudiando. Esta fue una de las mayores tristezas de mi vida. Estuve en esa condición hasta que todos los puntos principales de nuestra fe se aclararon en nuestras mentes, en armonía con la Palabra de Dios. Los hermanos sabían que, al no recibir una visión, no podrían entender estos temas, y es por eso que después aceptaban las revelaciones recibidas como luz enviada directamente del cielo.

Surgieron muchos errores, y aunque yo era poco más que una niña, fui enviada por el Señor de un lugar a otro para reprender a quienes se aferraban a las doctrinas falsas. Había quienes estaban en peligro de caer en el fanatismo, y se me pidió que en el nombre del Señor les diera una advertencia del cielo.—The Review and Herald, 25 de mayo de 1905.

DEVOCIONAL: RECIBIRÉIS PODER

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Category:

Devocional

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*