12 de agosto 2020 | Devoción Matutina para Damas 2020 | El divorcio

 

UN DÍA A LA VEZ

Lecturas Devocionales para Mujeres 2020

 

“Como fue en los días de Noé, así también será en los días del Hijo del hombre. Comían, bebían, se casaban y se daban en casamiento” (Luc. 17:26, 27, RVR).

 

El versículo de hoy tiene una dimensión profunda, porque es Jesús quien habla, y nos está diciendo que, en los últimos días, la gente se casará y se dará en casamiento, como sucedía en los días de Noé. El matrimonio pasa a ser, pues, un factor revelador de los tiempos que estamos viviendo. Resulta obvio que los índices de divorcio en Occidente sean elevadísimos. Según las estadísticas, 48 % en los primeros matrimonios y 65 % en los segundos, entre la población general. Pero sería ingenuo de nuestra parte juzgar a la población general, pensando que “son Sodoma y Gomorra”, y no darnos cuenta de lo que sucede en nuestras congregaciones. Ser sensibles a este tema es importante, si queremos ofrecer apoyo a quien está sufriendo, en lugar de ofrecerle condenación social y olvido.

El divorcio no se puede reducir a un suceso en la vida de una persona; es una cadena de sucesos emocionales, psicológicos, sociales y espirituales que dejan un rastro devastador: relaciones rotas o cambiadas, familias disfuncionales, pobreza, inestabilidad, enfermedad… Un divorcio es un largo proceso que deja terribles consecuencias:1

  • Altera la estructura familiar, creando conflictos y dividiendo lealtades.

  • Genera trauma psicológico y emocional, por la sensación de fracaso y pérdida que conlleva. Decepción, amargura, soledad, depresión, baja autoestima y sensación de abandono acompañan frecuentemente a la persona que está atravesando un proceso de divorcio. El estrés que acarrea debilita su sistema inmune, y la deja más vulnerable a enfermedades físicas y mentales.

  • Empobrece a los excónyuges, lo cual tiene un impacto sobre el estilo de vida y el nivel de bienestar tanto de ellos como de los hijos que tienen en común. A veces, divorciarse implica mudarse, lo cual significa que cambian las personas con quienes se relacionan socialmente los miembros de la familia.

  • Afecta a los niños, que son las víctimas inocentes de un divorcio, sobre todo impactando su sentido de pertenencia, seguridad y autoestima.

¿Qué haremos nosotras, las hermanas de iglesia, para ayudar a todas esas personas que están pasándolo mal porque el divorcio ha llegado a sus vidas?

DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2020



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*