11 de junio | Devocional: Recibiréis Poder | Todos somos llamados para ser misioneros

Más vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable. 1 Pedro 2:9.

En representación de Cristo, el Espíritu Santo fortalece con poder a los más débiles para que avancen en pos de la victoria. Dios ha organizado a sus instrumentos para que lo ayuden a conducir a los pecadores hacia él. A muchos a quienes no se les ha impuesto las manos, los envía para que se dediquen a su obra. Responde las objeciones que presentan contra este plan de acción, incluso antes de que sean planteadas. Dios ve el fin desde el principio. Conoce y se anticipa a cada deseo, y hace provisión para las emergencias. Si el hombre finito a quien le encomienda esta tarea no pone impedimentos, Dios tendrá obreros para enviar a su viña.

A los que se convierten, Cristo les dice: “Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura”. Marcos 16:15. El Señor no necesita sentarse primero en los concilios legislativos para hacer la siguiente pregunta a los que piensan que deben planificar su obra: “¿Autorizarán a los hombres que yo escogí para que se unan a ustedes con el fin de trabajar en algún lugar de mi viña moral?” Cristo estaba a pocos pasos de su trono celestial cuando encomendó a sus discípulos la gran misión, que también toca a todos los que creen en su nombre.

Jesús desea que cada ministro a quien le confió su cometido sagrado recuerde sus mandatos, considere la vastedad de la obra, y comparta la obligación de predicar el evangelio al mundo y a los que forman parte de él. “Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día y que predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén”. Lucas 24:46, 47. El poder de Dios acompañará a todos los que proclaman el evangelio. Si los que pretenden tener experiencia en las cosas de Dios hubieran cumplido con el cometido que se les encomendó, toda la tierra ya habría sido amonestada, y el Señor Jesucristo ya habría venido con poder y grande gloria.—The Home Missionary, 1 de agosto de 1896.

DEVOCIONAL: RECIBIRÉIS PODER

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Category:

Devocional

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*