11 de febrero 2019 | Devoción Matutina para Adolescentes | Una montaña de soledad

Después de despedir a la gente, subió a las colinas para orar a solas. Mientras estaba allí solo, cayó la noche. Mateo 14:23, NTV.

Después de filmar en el Parque Nacional de Yellowstone, el cronograma de producción decía que teníamos que viajar al sur, al Parque Nacional de Grand Tetón, que tiene una cordillera de montañas espectaculares. Déjame decirte que las Montañas Rocosas son espléndidas. Las he visto en todos los estados en que se encuentran; pero la Cordillera de Tetón es especial. Al manejar hacia el sur, repentinamente podíamos ver la cordillera elevándose desde el valle. Creo que lo que me atrajo a esta cordillera es lo empinadas y rocosas que son sus montañas. Muchas otras grandes cordilleras son gigantescas y a menudo cubiertas prácticamente hasta la cima por árboles, pero las montañas Tetón son rocosas hasta la cima; además, hay varios glaciares allá arriba, con una cubierta de nieve durante todo el año. Justo frente a la cordillera está el lago Jackson, donde decidimos tomar un bote para acercarnos al pie de la cordillera. Resultó que fuimos las únicas personas en el bote, además del conductor.

Ya era tarde y se nos dijo que el nuestro era el último bote que salía, por lo que tendríamos que caminar algunos kilómetros de vuelta hasta nuestro automóvil cuando termináramos el paseo. Teníamos linternas, así que no estábamos preocupados. Lo bueno era que no había nadie más adonde estábamos yendo. Caminamos por un sendero hasta llegar a nuestro destino. Frente a nosotros se encontraba una cascada estruendosa, que salpicaba de agua todo lo que se encontraba a su alrededor. Incluso después de terminar de filmar, nos sentamos un ratito allí para disfrutar el momento.

Generalmente, las magníficas cascadas están rodeadas de cientos de personas. Ese día estábamos allí solos, observando, escuchando y sintiendo el poder del agua cayendo sobre las rocas de abajo. El agua provenía del deshielo de un glaciar que había más arriba. Toda esa experiencia me recordó la ocasión cuando Jesús subió a un bote para alejarse de las multitudes por un rato, o cuando subió al monte para estar solo en oración. Dedica tiempo cada día a encontrar un lugar tranquilo para estar a solas con Dios en oración. ¡Desconéctate de todos tus aparatos y relaciónate hoy con Dios!

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2018

PASAPORTE A LA AVENTURA

Rich Aguilera

Lecturas Devocionales para Adolescentes 2019

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*